Blogia
Cuba en Sucesión

La Crisis y el petróleo

La Crisis y el petróleo

La tercera crisis del petróleo ha llegado

Javier J Navarro 13 de junio de 2008 | 17:12

El presidente de la Agencia Internacional de la Energía, Nobuo Tanaka, se ha mostrado así de tajante sobre la situación actual del mercado. Desde la agencia internacional de la energía se afirma que al haberse incrementado la demanda por parte de los países emergentes los países productores no son capaces de producir suficiente petróleo para toda la demanda. Ante esa situación el precio del petróleo sube hasta que se iguala la demanda con la oferta. El mecanismo más antiguo y conocido de la economía.

No obstante también se reconoce que parte del precio actual del petróleo viene de la especulación. En los mercados financieros parecen estar interesados en invertir en petróleo. La principal causa que se da por parte de la AEI es que no se invirtió lo suficiente en los yacimientos en el periodo entre 1980 y 2000. Ahora estamos sufriendo las consecuencias de esa falta de planificación.

La primera crisis del petróleo sucedió en 1973, año en el que países árabes exportadores de petróleo dejaron de exportar petróleo a los países que habían apoyado a Israel, al mismo los países miembros de la OPEP acordaron fijar unos precios. Como consecuencia el precio del petróleo se cuadriplicó y provocó una alta inflación en el mundo industrializado. Los países ricos eran completamente dependientes del petróleo y se daban cuenta de ello por primera vez.

La segunda crisis del petróleo sucedió en 1979, con la revolución iraní. El Sha de Irán abandonó el país y un año más tarde Irak invadió Irán, con lo que el país dejó temporalmente de exportar crudo. El recorte en la producción no fue tal, pero el pánico cundió y el preció del combustible volvió a dispararse, aunque una vez finalizada la crisis el precio del petróleo descendió.

Más adelante no hemos tenido ninguna crisis energética.

Los países industrializados se unieron en la AIE, buscaron suministradores alternativos para el petróleo y empezaron a investigar fuentes alternativas de obtener energía, por ejemplo el petróleo ruso. A partir de las dos crisis se empezó a fomentar el ahorro energético y las fuentes de energía alternativas, especialmente las renovables.

Aunque en las anteriores crisis quedó claro que no se podía seguir dependiendo del oro negro como fuente principal de energía, el problema del petróleo no ha sido completamente resuelto. Seguimos necesitándolo para mover nuestros coches, camiones y trenes, quien piense que los trenes son exclusivamente eléctricos demuestra que no los ha utilizado mucho. Este es el momento que hay que aprovechar para impulsar las tecnologías que puedan proporcionar energía sin depender del petróleo, a ser posible no contaminante. De momento la industria automovilística es la única que se ha puesto ha buscar el combustible de los coches del futuro.

La Crisis Financiera: Crisis petrolera

Estamos inmersos en la crisis energética más problemática de los últimos 200 años. Se han peleado y se están desarrollando guerras para que algunas naciones poderosas puedan abastecer sus reservas petroleras y así garantizar la manutención de sus economías basadas en el consumo de combustible.

La OPEP (Organización de Países Exportadores de Petróleo) ha influenciado constantemente la base que cotizaba los precios del petróleo argumentando que el precio tiene una “Plataforma” (Base inicial del precio) pero no tiene un “Techo” (Precio al que no debía exceder el precio del barril de petróleo) y ha cuadriplicado su precio durante todo el año 2.008.

¿Pero cómo se hace esto? Manipulando la capacidad de producción:

Cuando producen mucho petróleo el precio es bajo, pero cuando producen poco, el precio es alto. Concluimos entonces que han reducido un 40% la producción de petróleo haciendo que su alza sea imparable.

Ésta crisis tiene un tinte político-religioso. Los mayores productores/ exportadores de crudo son los países árabes. Después del 11 de septiembre, ellos fueron estigmatizados por los Estados Unidos de América y en contraprestación los países involucrados que son miembros de la OPEP decidieron reducir la producción sustancialmente. Estados Unidos necesitaba una excusa para invadir Irak y poder tomar el petróleo que se le había negado por varios años y actualmente, una guerra sin control se lucha por el elemento de la naturaleza denominado “Oro negro”.

Todos estos factores han hecho que los principales productores de petróleo se sientan ofendidos por el mal trato que han tenido la coalición con la comunidad árabe en general y manipulan desde ese entonces la crisis a su antojo.

La primera economía del mundo (EEUU) se ha visto afectada. Desde gasto humano y monetario hasta su imagen y frustración en una guerra que ha llevado a que la crisis se profundice en los cinco continentes del planeta.

La crisis petrolera viene desde 1973, cuando los árabes para prevenir la guerra de Yom Kippur (que de todas maneras se llevó a cabo) redujeron la producción de petróleo en un 87.5%.

Ese mismo año:

La OPEP quita el apoyo a Israel y lo desabastece totalmente.

Arabia Saudita, Irán, Irak, Emiratos Árabes Unidos, Kuwait y Qatar suben el precio del petróleo en un 17% para presionar a Estados Unidos en cuanto a su apoyo a Israel.

La OPEP reduce en un 30% la producción de petróleo.

Viendo todo esto podemos concluir que las crisis no llegan de la noche a la mañana, el impacto que tiene la actual está llevando a las más grandes y sostenibles economías del mundo a divisar un abismo que no podrá cruzar si no se detiene la actual cruzada armamentista.

La crisis petrolera la podríamos definir con solo tres palabras: Guerra en Irak

La crisis del precio del Petróleo

El petróleo permite obtener combustible para calefacción, transportes, maquinaria, y es básico para la industria petroquímica y una gran variedad de productos domésticos, desde utensilios de plástico hasta ropa de poliéster. Desde 1900 hasta 1973 su utilización creció de manera sostenida. La actividad económica se organizó bajo la creencia de que el petróleo era barato y abundante.

En 1973-1974 hubo un cambio radical.

Las naciones productoras de petróleo más importantes pertenecen a la OPEP —la Organización de Países Exportadores de Petróleo (www.opec.org)—. La OPEP decidió en 1973 aumentar el precio al que vendía su petróleo. La OPEP anticipó correctamente que un aumento sustancial del precio sólo se reflejaría en una disminución moderada en el volumen de sus ventas. Esto sería muy rentable para los países miembros de la OPEP.

Se muestra el precio real (o corregido por la inflación) del petróleo en el período 1970-1999. El precio se triplicó en 1973-1974, y se duplicó una vez más en 1979-1980. Estos movimientos dramáticos se conocen como las crisis del precio del petróleo. También muestra que los mercados encontraron formas de enfrentar la escasez de petróleo generada por la OPEP. Los elevados precios del petróleo no duraron indefinidamente.

Las empresas químicas desarrollan sustitutos artificiales para las materias primas basadas en el petróleo, las compañías aéreas buscan aviones que consuman menos combustible, la electricidad proviene en mayor proporción de generadores de carbón. Mayores precios del petróleo hacen que la economía produzca de forma que se requiera menos petróleo.

¿Cómo afecta el aumento del precio del petróleo lo qué la economía produce? Las empresas y los hogares reducen su uso de productos basados en el petróleo, ya que ahora son más caros. Los hogares cambian a calefactores de gas y compran coches más pequeños.

Aquellos que se tienen que desplazar para trabajar forman grupos para desplazarse colectivamente o se trasladan a vivir a sitios más próximos a su trabajo. Precios más elevados no solo disminuyen la demanda de bienes basados en el petróleo, sino también incentivan a los consumidores a adquirir bienes sustitutivos. Una mayor demanda hacia dichos bienes aumenta su precio y promueve su fabricación. Los fabricantes de coches diseñan modelos más pequeños, los arquitectos utilizan la energía solar y los laboratorios de investigación desarrollan alternativas al petróleo en la industria química.

La pregunta para quién en este ejemplo tiene una respuesta clara. Los ingresos de la OPEP por las ventas de petróleo aumentaron de 35.000 millones de dólares en 1973 aproximadamente 300.000 millones en 1980. Una gran parte de esos ingresos se utilizaron para comprar bienes producidos en los países occidentales industrializados.

Por otro lado, los países importadores de petróleo tuvieron que destinar una mayor parte de su producción para intercambiarla por importaciones de petróleo. Desde el punto de vista de los bienes, el incremento de los precios del petróleo aumentó el poder adquisitivo de la OPEP y redujo el poder adquisitivo de los países importadores de petróleo, como Alemania o Japón. La economía mundial producía más para la OPEP y menos para Alemania o Japón.

En 1986 hubo una marcada disminución del precio del petróleo. Intente reflexionar sobre los efectos que pudo tener sobre qué bienes produce la economía mundial, cómo se producen y para quién se producen.

Las crisis del precio del petróleo ilustran cómo la sociedad asigna los recursos escasos entre usos alternativos. Un recurso escaso es aquel para el que la cantidad demanda a un precio cero excede la oferta disponible. Es posible pensar que el petróleo se ha hecho más escaso en términos económicos al aumentar su precio.

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres