Blogia
Cuba en Sucesión

Neofeudalismo

Un régimen totalitario, de Partido Único, es incapaz de renovarse

Todos se repiten; por radio, por televisión, mediante el cinematógrafo, hasta por Internet: los de pensamiento totalitario. Lo repiten los dinosaurios del sistema totalitario; los que cambian el uniforme militar por la guayabera o la camisa roja (mal cortada); los hay de izquierda, “socialistas”, los de centro izquierda, los bolivarianos, los indigenistas. Que todos los aspirantes a dictaduras neofeudales lo repitan. Que todos los intelectuales izquierdistas, que se revuelven en sus pasados tenebrosos, sus historias de “revolucionarios” y sus sinvergüencerías, los que aspiran a que Lenin y Stalin regresen y los hermanos Castro Ruz les tomen en cuenta, lo repiten.

Repiten que el sistema totalitario se mantiene firme. Si todos lo dicen, dudo que sea verdad. Imposible que semejantes fracasados logren mover el molino, sin agua. Los pueblos han sido, son y serán siendo engañados por ellos. Una imagen inverosímil y falsa del periódico Granma debe ser considerada como una verdad absoluta. Tan absoluta como el régimen al que representa.

Fidel Castro, en los primeros años, pidió que el pueblo leyera. Hoy, el pueblo lee solo lo que es de interés del sistema totalitario. Frente a ese “todos” de compañeros y compañeras repetidores de la propaganda neofeudal, el régimen de los hermanos Castro Ruz es el único autorizado a “pensar” por el pueblo de Cuba.

No en tanto, al igual que Fidel Castro, el sistema agoniza lentamente. Fidel Castro elogiaba a Francisco Franco. De Franco dijo: “era astuto: maniobró, evitó involucrarse y mantuvo un asombroso nivel de tenacidad en las relaciones con nuestro régimen” (…) “aguantó las presiones de los yanquis” (…) “tenía sentido nacional, sentido de dignidad y talento”.

¿Cómo puede decir Ubieta que el régimen de los hermanos Castro Ruz era anti-franquista, cuando comparaba su sangre gallega con la del dictador fascista?

Un sistema fracasado es incapaz de renovarse. En todo caso, debido a las circunstancias, puede eternizarse en el poder.

Las cotorras que cambian el uniforme militar por guayaberas, lucran con afanado interés personal y con total desprecio por el pueblo al que dicen pertenecer. De sobra conocen las consignas políticas que ya no mueven a nadie. En su concepción no existe derecha o izquierda. Solo totalitarismo a ultranza, la “democracia” del proletariado, por ellos llamada (sin vergüenza alguna) DICTADURA.

Donde no hay dictadura, hay capitalismo y viceversa. Imposible que existan elecciones donde alguien difiera de la línea trazada por el régimen. En Caracas desfilan juntos, sin complejos, los funcionarios del régimen de los hermanos Castro Ruz y los seguidores del intento de dictador totalitario de Hugo Chávez, mientras que los terroristas vascos campean por sus respetos y se vinculan con los narco-guerri-terroristas de las FARC. Todos vestidos de rojo, como en los macabros tiempos de la Unión Soviética. El sustento cambió. Ya no se nutren de “las miserias” del pueblo ruso. Ahora reciben la petro-“colaboración” del régimen “bolivariano”.
En la Isla de Cuba se juntan todos los lame botas neo feudales, como Zelaya –con mucho talento como narcotraficante y ninguna cultura política-, con artistas de cine, no se sabe bien de que tendencias políticas, como Danny Glover, para terminar adulando a los hermanos dictadores. Se juntan los dictadores vitalicios con los intentos de dictadores a perpetuidad. Pretenden que el engendro que ha llevado al pueblo de Cuba, a la miseria, se perpetúe en la América toda, como si eso fuera en verdad la solución a los problemas de estos pueblos. La propia vida y no la historia, le ajustará las cuentas, a su debido tiempo.

Se repiten hasta el aburrimiento. Son pocos los que dan crédito a las supercherías que promulgan. En términos políticos, la diferencia entre Enrique Ubieta y Lázaro Barredo no existe. Son como dos perros (con el perdón de los perros) sin bozal, a sabiendas de que ninguno de los dos muerde. Solo ladran y compiten entre sí a ver cuál de los dos hace más ruido. Ambos coinciden en que no hay gentes de izquierda. Para ellos solo existen totalitarios y anti-totalitarios. Neofeudalistas y anti-neofeudalistas.

Si alguien considera que el sistema de mercado dirigido por una democracia representativa es, en estos momentos, el camino para el desarrollo económico de los países (valga la redundancia) en vías de desarrollo… Ese alguien es el enemigo.

Los hermanos Castro Ruz y comparsa (léase Ubieta y sus amiguitos) consideran que en España se transitó de la miseria franquista a país de economía desarrollada, por obra y gracia del Espíritu Santo. Para ellos poco tuvo que ver, en la transición, el pueblo español. Para ellos, la democracia chilena fue impuesta por Pinochet y sus secuaces. El pueblo chileno, bien gracias. Hoy por hoy es una de las economías más sólidas de América Latina.

Para los hermanos dictadores y sus acólitos, la tierra continúa a ser tan plana como en el siglo XIV, no importa que se mueva. Para ellos, los cambios son inadmisibles.

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Nivel digno de vida. Consumo moderado. Impacto medioambiental tolerable.

 

Los amigos de Fidel Castro y su engendro totalitario (valga la redundancia, puesto que Fidel Castro y su engendro son una misma cosa) suelen decir que a Fidel Castro se le ataca porque constituye un referente moral incómodo al imperialismo y sus secuaces. Lo cual, además de no ser cierto, es intrascendente.

Porque si Fidel Castro fuese un referente moral, no necesitaría tanta defensa por parte de seudo intelectuales de “izquierda” procurando vivir del cuento. Lo que hace a Fidel Castro tan extremadamente repulsivo para la democracia es el engaño. Lo que no se le puede perdonar a Fidel Castro es el engaño con que ha sometido durante 50 años al pueblo cubano. Promesas (incumplidas) y la obstinada represión de los derechos humanos; utilizando el subterfugio del socialismo, cuando en realidad ha conducido a la nación hacia un feudalismo de nuevo tipo.

El aberrante embargo económico de medio siglo, impuesto al régimen totalitario, solo ha servido para reforzar el hostigamiento permanente al pueblo de Cuba por parte de un despiadado sistema absolutista. Fidel Castro no solo acabó con la industria azucarera, la ganadería y la agricultura, sino que ha puesto al pueblo cubano al nivel de los países más miserables del planeta, mientras que proclama (a bombo y platillos), logros en la “educación”, la “sanidad”, las “ciencias” y en las “artes”, tratando de dar la impresión de que el totalitarismo neofeudal funciona y que el nivel de vida del cubano es superior al de los países desarrollados o en vías de desarrollo.

Mientras, su hermano Raúl reconoce que en Cuba existen 1 millón de sub empleados recibiendo un salario promedio de 15 euros mensuales (exagerado), Fidel se llena la boca para criticar el desempleo y la pobreza en los Estados de la Unión Europea, donde los desempleados reciben un subsidio de desempleo diez o más veces superior al salario promedio del cubano. Peor aun, la inmoralidad de Fidel Castro llega al colmo, cuando se refiere a los logros materiales. ¿Cuáles?

Los intelectualoides, amigos de Fidel Castro, utilizan datos (sacados de contexto) de organismos internacionales, de donde (y sin vergüenza alguna) reconocen que el nivel de vida del pueblo norteamericano es inmensamente superior al resto del mundo. Inmediatamente agregan (con toda la mala intención que les caracteriza) que serían necesarios cinco planetas, como el nuestro, para que todos los seres humanos vivieran al mismo nivel de vida de los habitantes de los E.U. y la U.E.

No por constituir datos sacados de contexto dejan de ser datos absurdos. Los organismos internacionales (los amigos de Fidel Castro no son capaces de nombrarlos), basan sus estudios a partir de los recursos naturales de los que se dispone en el mundo hasta la fecha. Los profetas del castrastrofismo (catastrofismo) perciben nuestro mundo como si fuera un granito de arena rodeado de millones de personas. El Planeta Tierra es muchas veces mayor que eso. Y el potencial de sus recursos naturales es prácticamente desconocido. Se calcula que el ser humano, solamente conoce el uno por ciento de ese potencial. Ese uno por ciento se encuentra en la parte sólida del planeta. De la parte líquida solo se conoce, tal vez, el uno por mil. Quizá menos.

Una pregunta para los amigos de Fidel Castro: ¿Consideran ustedes que, mediante el totalitarismo neofeudal, países como Zambia o Etiopía alcanzarán los niveles de vida de los E.U. o la U.E.?

Otra pregunta: ¿Consideran ustedes que disminuyendo el nivel de vida de los países desarrollados, hasta el nivel de la pobreza, sería la forma de igualar el nivel de vida de los países subdesarrollados? Porque la distribución de la riqueza de los países desarrollados solo convertiría, al mundo que hoy conocemos, en pobres por igual.

Fidel Castro es tan inmoral que no se anda con chiquiticas para decir que los cubanos compatibilizan un nivel digno de vida, con un consumo moderado y un impacto medioambiental tolerable. Si, no fuera por lo dramático de la situación, era para desternillarse de la risa. ¿Es a ese nivel de vida, al que aspira la humanidad? ¡Ave María Purísima!

Todos los cubanos se alimentan por igual, al punto de que todos los cubanos saben lo que se cocina en casa del vecino pues, es lo mismo que hay en la casa de cada cubano. El cubano no tiene derecho a escoger. El desgobierno escoge lo que come o deja de comer el pueblo cubano. El desgobierno escoge lo que debe vestir cada cubano. Eso es lo que nos proponen los amigos de Fidel Castro.

En contraposición tenemos el sistema de mercado. No es un sistema “tan perfecto” como el totalitario, pero en la práctica es “socialista”. No se exige de cada cual según su capacidad. Se exige más. Tal vez algunos se quejen de no recibir de acuerdo a sus capacidades. Eso no deja de ser subjetivo. Los seres humanos sobre valoramos nuestras capacidades. Eso en lugar de ser malo, resulta ser todo lo contrario. El ser humano siempre aspira a más.

El espejo del sistema totalitario de Fidel Castro, es como aquel de la bruja de Blancanieves. “Dime, espejito mágico, ¿cual es el mejor sistema del mundo? Ya sabemos la respuesta. El totalitarismo tiene que acabar con Blancanieves. ¡Menos mal que somos, muchos más que siete enanitos! El camino del totalitarismo, no es el camino correcto.

Por eso, y por muchas cosas más, le digo a los amigos de Fidel Castro, que andan por un camino equivocado, que solo les conduce a más miseria. El sistema totalitario es un fracaso. Es volver a la edad media. Es regresar al feudalismo, o tal vez peor. Al esclavismo.

La teoría del catastrofismo

La teoría del catastrofismo

Aquellos que respaldan el catastrofismo de Fidel Castro consideran que se viven “días difíciles”. Otros dan crédito a las teorías sobre el “exceso de habitantes en el planeta”. Peor aun, son los que ya dan por muerto, al mundo en que vivimos.

Son los países, que hoy en día emergen (China, India, Brasil), los que nos muestran que, el exceso de población no es freno al desarrollo. La pregunta que se impone es: ¿Cómo elevar el nivel de vida de la población, al punto de que no exista una diferencia abismal entre ricos y pobres? No se trata de dejar de multiplicarnos o de vender mano de obra barata. Tampoco es serio utilizar el consabido slogan del “consumismo sin límites”.

Distorsionar la realidad, de esa forma, solo puede ocurrírsele a los mal intencionados líderes del totalitarismo neofeudalista. Aquellos que en “aras” del bienestar de sus pueblos, los conducen hacia una dictadura que, gradualmente los vuelve más miserables, mientras la crápula, en el poder, mantiene un nivel de vida, que solo algunos jeques petroleros son capaces de exhibir sin que les cause vergüenza.

La “solidaridad” con otros pueblos del mundo, es solo propaganda totalitaria.

El régimen de los hermanos Castro Ruz es un antónimo de esperanza para la vida; ese es el objetivo central de la estrategia neofeudal. Aniquilar a todo el pueblo, antes que reconocer el fracaso.

La teoría del cambio climático les viene como anillo al dedo.

Desenmascarar la propaganda del régimen neofeudal de los hermanos Castro Ruz, es imprescindible. Los programas que pretenden elevar los niveles de salud, son otro más de los engaños. Con médicos no se eleva el nivel de salud. Solo con la producción de bienes de consumo, es que se logra. Los médicos lo único que hacen es diagnosticar enfermedades y, si no carecen de medicinas, intentar curar. Pero el mal no es la enfermedad, sino la causa. Y lo que causa la enfermedad no se resuelve con médicos y medicinas.

La situación económica, imperante en la isla, es tan catastrófica, que los Estados Unidos no se plantean una intervención militar. Las últimas dos generaciones de cubanos (nacidos después de 1959) emigran en masa, incluyendo a los hijos y nietos de lo más rancio de la dictadura. Para desgracia de los desgobernantes, no son “contrarrevolucionarios”, tampoco son “disidentes”. Son los hijos y nietos de la frustración.

Yoanis les llama “La generación Y”. Verdaderamente se les debe llamar “Las Generaciones F”. La “F” de FRUSTRACIÒN. Los estrategas totalitarios saben que las promesas que hicieron hace 50 años no se han cumplido.

Una pregunta de orden: ¿Quién aspira a vivir en las condiciones en que vive un haitiano? ¿Quién aspira a vivir en las condiciones que vive un indio boliviano? Son pocos los jóvenes cubanos que aspiran a vivir en esas condiciones. Digo más: Son pocos los jóvenes cubanos que aspiran a vivir como un pobre, sea éste griego, portugués o español. Y que conste que los pobres antes mencionados tienen muchísimas mejores condiciones de vida que el cubano promedio dentro de la isla.

Los médicos cubanos que trabajan, como esclavos, en el exterior son el mejor ejemplo. El gobierno portugués le paga al régimen totalitario 2 mil euros mensuales por cada médico. De esa cantidad, los galenos cubanos reciben 400 euros. Pero: ¿En que condiciones viven esos médicos? ¿Por qué aceptan calladamente ese trato vejatorio? En primer lugar, porque no pueden viajar a “los países” con sus respectivas familias. Son obligados a permanecer separados durante años. Nuestros médicos aceptan, no solo la separación. Aceptan vivir en comunidad. Aceptan no salir, a no ser en grupos. Grupos vigilados por un médico informante de la policía política. Aceptan no mantener vínculos. No vínculos con la población del país que sea (está implícito). Vínculos con los otros grupos de médicos cubanos, que laboran en el mismo país y que escasamente se encuentran a pocos kilómetros de distancia entre ellos. Aceptan, porque sus familias recibirán, durante el tiempo que se encuentren en “misión”, un dinero que les permitirá, tal vez no a vivir como personas, pero al menos comprar productos, que sin los euros, sería imposible adquirir.

Mientras tanto, los médicos portugueses, consideran que el trato que reciben sus colegas es infrahumano. Que los médicos cubanos, al no integrarse a la sociedad, para la que supuestamente trabajan, no responden a los intereses de la clase trabajadora y representan lo peor de un gobierno democráticamente electo.

La diferencia entre un médico cubano y cualquier otro, se puede resumir en que, mientras que todos trabajan, mucho más de ocho horas diarias, los cubanos reciben por su trabajo mucho menos que sus “colegas”. Para los totalitaristas eso se llama “altruismo”. Para el resto de la humanidad es, explotación del hombre, por un régimen político despiadado.

Estos “dirigentes” neofeudales, se consideran el ombligo del mundo subdesarrollado. No son más que vividores, a costa del sudor del proletariado, en un país donde once millones de cubanos hacen esfuerzos desesperados para comer en la segunda quincena de cada mes. El sistema impuesto por los hermanos Castro Ruz es así.

Todavía nos encontramos con izquierdistas europeos que piensan que el problema radica en la falta de acción de la oposición interna. Se ve perfectamente que jamás han vivido una dictadura totalitaria. Otros se creen el cuento de que los opositores son delincuentes reclutados para sabotear. Se resisten a creer que existan personas que disientan. Personas que una vez fueran activos militantes del sistema y que hoy pidan (más que exigen) reformas, a las cuales muchos de ellos no llaman ni democráticas. Tan solo reformas. Tal vez la mayoría de ellos jamás haya pensado, tan siquiera, en la posibilidad de una desestabilización del régimen actual.

¿Cuál es la mentira? ¿Lo que dice la bloguera? ¿Es mentira que murió un preso en huelga de hambre? ¿Es eso una campaña de gran intensidad? No. Es un escándalo provocado por el propio régimen, que les importa un pito el bienestar del pueblo cubano, al que trata como si fueran corderos que pudieran ser esquilmados año tras año.

Se ve a las claras que la democracia y los derechos humanos nada tienen que ver con el régimen de oprobio. Que en realidad son capaces de hundir a la isla en el mar, antes de reconocer que son unos fracasados. Que son capaces de gritar Patria o Muerte, Venceremos, pero la patria es tan solo para la crápula dirigente, mientras que la muerte es día a día para el pueblo cubano. Los mismos dirigentes que hace 50 años se hartaron de hacer promesas, hace dos años prometieron reformas. ¿Continuamos esperando?

No me cabe la menor duda que la pieza clave de la estrategia global del sistema de dictadura totalitaria neofeudalista para sumir al continente americano en el oscurantismo y la represión más despiadada es la unión de los gobernantes que utilizan, como bandera, al fracasado régimen de los hermanos Castro Ruz. Mucha propaganda de generar conocimientos. Cero producciones de bienes materiales. Generar ciencia, pero anquilosar al hombre. Generar propaganda de solidaridad para entrometerse en los asuntos internos de cada país. Explotar sin piedad al pueblo que dice defender. Derrochar el dinero de la nación para el disfrute de la crápula gobernante y sus familiares.

La simple imposición de una dictadura egoísta y egocentrista, es la única forma de alcanzar el éxito. Perpetuarse en el poder a toda costa y todo coste. Eso es, contra lo que tenemos el deber de luchar. Demostrar al mundo entero, el fracaso económico del sistema totalitario. Hacer ver que esa no es la vía para acabar con la explotación del hombre por el hombre, sino todo lo contrario.

Los intereses totalitarios se ven favorecidos por las actitudes protectoras de izquierdistas «sin fronteras», remanentes de los conceptos que alguna vez fueran ideas socialistas. Se dan cuenta que la unidad alrededor de estos sistemas les permite hacer, lo que son incapaces por sus propios medios. Esos estarán siempre prestos a emitir declaraciones, aunque no sepan de lo que están hablando.

Los que verdaderamente deseamos el bienestar y desarrollo de nuestros pueblos, estamos más claros que nunca antes, de que el camino a seguir no es el espejismo totalitario.

Socialismo con swing (III y final) Pijos Comunistas!

Socialismo con swing (III y final) Pijos Comunistas!

¿Cuál es la opción al neo feudalismo?

No hay salida “express”. El neo feudalismo no tiene swing, a no ser en sus inicios, cuando comienza a repartir lo poco que tiene el país en cuestión, sin preocuparse por la producción de bienes materiales. ¿Qué es lo que ofrece el neo feudalismo? Para responderle utilizaré el argumento, que no por manido es menos práctico, del lobo neo feudalista que se come a la abuela (la economía del país) y pretende comerse a la caperucita nacional.

Lo que está en juego es mucho más que un cuento infantil. Es la propia vida; es el hambre por futuro, la infelicidad, la existencia miserable. Todo eso y más es el neo feudalismo, enemigo jurado del desarrollo, del bienestar y de la paz.

Si no es la democracia, Fidel Castro, nos quedaría la opción del oscurantismo. Como ya pasó durante casi dos siglos de Inquisición, donde negaban los avances científicos y el hambre asolaba lo que en aquellos tiempos se denominaba “mundo civilizado”, donde los únicos que podían estudiar eran aquellos que se afiliaban al credo del fundamentalismo religioso católico (ahora se afiliarán al credo dogmático neo feudalista).

Hay otra manera más sencilla y terrenal de responder a la pregunta de Fidel Castro: o asumes que eres un estúpido dogmático y trabajas duro para construir el neo feudalismo (que te garantizará vivir en cadenas y oprobios sumido) o decides enfrentarte a la realidad para terminar descubriendo que la democracia es mucho mejor que esperar a que el gobierno te entregue (cuando pueda) el pan de cada día.

Silvio Rodriguez no es ejemplo de nada. Se trata de un personaje de doble vida y economía personal desligada al régimen de los hermanos Castro. Es un extranjero (nacional) con escaño de Diputado ante una asamblea de corderos, que en ocasiones (al igual que Amaury Perez y Pablito Milanés) se permite disentir del régimen (pura conveniencia de mercado).

Hace ya mucho tiempo que la participación masiva no existe, el régimen impuesto por Fidel Castro al pueblo de Cuba, perdió la brújula desde el inicio, cuando se empeñó en que la aguja indicaba hacia el este europeo y no hacia el norte. Es por eso que les preocupa tanto que la generación perdida y la de los bobos no hagan nada para inmiscuirse en una reflexión colectiva llena de esquemas, poses y consignas, repudiada por la nueva generación, la de los inconformes.
Los más ilusos piensan que el desgobierno espera que la reflexión colectiva sea la revitalización del régimen. Comento aqui unos breves fragmentos.

“La revolución cubana trajo al mundo un bello ejemplar de socialismo utópico”. Esto es una crítica directa y sin rodeos. “Cincuenta años despues redescubre que una revolución no es una meta en sí misma”.

“Tenemos que discutir que entendemos por socialismo”. Lo que tenemos no es efectivo, ni es socialmente justo. Tenemos mucha instrucción, cultura, capacidad técnica, sentido y conocimiento sobre política, pero todo eso se encuentra subutilizado y desperdiciado por la desidia de un régimen indolente dirigido por un ególatra.

Espero que el viejo Fidel “Alejandro” Castro Ruz y quienes, pacientemente hayan seguido mis comentarios encuentren en ellos temas de debate. Debatir sobre el neo feudalismo, como asunto presente y futuro es para muchos (de tendencias izquierdistas) un tema incómodo. Les advierto que es mucho más que eso. Es peor que la publicidad gratuita con que cuenta la nueva (vieja) onda del cambio climático y las sustituciones de los obreros por las máquinas automatizadas. De coprófagos está empedrado el camino del neo feudalismo.

Para avanzar y ser mejores tenemos que seguir creando y aprendiendo, no enquilosándonos en teorías inhibitorias. La sabia del pueblo se la ha bebido, durante cincuenta años el vampiro destructor de Fidel Castro.

¡Abajo el neo feudalismo, cojones!

Neo feudalismo con ¿swing? II Pijos Comunistas!

Neo feudalismo con ¿swing? II        Pijos Comunistas!

El neo feudalismo fidelista no se preocupa por la ideología porque ya está escrita, se preocupa por la estética de la crápula gobernante, que debe aparecer inmaculada ante sus vasallos, aunque ellos mismos sean tan corruptos que consideren normal las tropelías que realizan.

Una sociedad donde existan las ventajas de la democracia con las ventajas de un sistema involucionador de valores (como lo es el neo feudalismo) solamente puede existir bajo un sistema donde el deterioro económico sea el orden del día, lleno chapucerías y vulgaridades, mal gusto, mediocridad y aburrimiento. ¡Totalmente imposible!

Para los de la quinta edad (me refiero a las momias del régimen de los hermanos Castro) “tener swing” es sinónimo de perpetuación de todo lo anticuado y falto de gracia. Ese es precisamente el antónimo de donde quiere vivir la presente generación y lo que aspiran para sus hijos.

En Cuba, el neo feudalismo fidelista ha significado el totalitarismo de la cultura: los teatros, los cines, las librerías y los museos. Todo al servicio del régimen y censurado por el régimen. Solo así puede autorizarse la entrada de público, aunque transcurridos 50 años aun los obreros no logren apreciar el ballet clásico y prefieran las “ruedas de casino” donde nuestras “científicas” se despelotan, frente a los extranjeros, durante un “concierto” de la Charanga Habanera.

La incultura del neo feudalismo es un ejemplo palpable para demostrar que el pueblo cubano está harto de oscurantismo y chabacanería.


Si en 1959 Cuba ya tenía un canal que transmitía televisión a color.
¿Como podría alguien vanagloriarse de un televisor en blanco y negro en la década de los ochenta?
¿A quién le importa un automóvil marca “Moskovich”, que se parecía más a una jabonera que a un coche?
Nuestros hijos catalogaban a los cromos, comics etc, en dos categorías bien definidas: Los dibujos animados (procedentes de los paises de la europa del este) y los muñequitos (remanentes de Walt Disney) que intentaron desaparecer, pero que al no contener “diversionismo ideológico”, burlaron el frente de la censura.

Los que creíamos en las promesas de Fidel Castro no llegamos a interiorizar que la conversión de los gusanos en mariposas promovida por Jimmy Carter sería el destape del anti faz del zorro fidelista. Las maletas cargadas de chucherías verdes en las cuales aparecía el retrato de Benjamín Franklin serían las causantes del exódo del Mariel de más de 100 mil cubanos y cubanas, cubanitos y cubaviejos.

No son pocos los que recordarán que hasta vestir un pitusa (marca capitalista de un jean o pantalón vaquero) era una desviación ideológica, lo mismo que usar pantalones a la moda o el pelo largo y mucho menos barba, que solo eran atributos de aquellos que habían bajado de la Sierra Maestra despues de tan solo 36 meses de revuelta; resuelta por Camilo y el Che en su avance hacia el occidente del país y luego desaparecidos y traicionados segun la conveniencia.

No cabe duda alguna: Lo que soñaron Marx y Engels no tiene nada que ver con lo que se instauró en la rusia soviética de Lenin y Stalin, ni lo que se está cocinando hoy en día en la América nuestra. Solo es más..., de lo mismo.

En los meses posteriores al triunfo de lo que se conoce internacionalmente como “revolución cubana”, las corrientes vanguardistas eran vistas como “rezagos del capitalismo”. Hasta que un día la Bestia Ilustrada decidió utilizarlas en beneficio própio.

Fue así como se abrió el Ministerio de Cultura al mundo (deserciones incluídas) y hoy la chabacanería cultural neo feudalista es palpable en la esfera internacional, con las raras excepciones de músicos anteriores al cataclismo fidelista, rescatados por especialistas extranjeros. Me refiero al “Buenavista Social Club”, que ni el nombre es en cubano. Eso sí, nada de críticas al sistema fidelista, a no ser que se haya alcanzado la categoría de “independiente económico del régimen” (Silvio y Pablo).

Fidel Castro, luego de exportar la insurgencia para los paises de Africa y América Latina, intenta ahora exportar el neo feudalismo totalitario, encasillado en una visión dogmática. El tiempo lo ha hecho comprender que “más vale maña que fuerza”.

No es difícil de entender, que una holgada situación económica, como pudiera ser la ayuda energética de Venezuela al resto de los paises americanos, facilitaría las cosas, pero: Si no fuera porque, al frente de éste decabellado proyecto se encuentra un megalómano llamado Hugo Chávez Frias.

Nuestros logros en la investigación (¿investigación de qué?), nuestros logros en el deporte (deporte selectivo de alto rendimiento y no de masas y recreativo como proclamaba el régimen en sus inicios), nuestros logros en la cultura (¿cuales?).

Arreglados estamos si vamos a esperar que lo anterior contagie a los constructores, a los gastronómicos y muchos otros a los cuales el sistema neo feudalista le ha complicado la vida al punto de no estar preparados para decidir por si própios y solamente ser capaces de esperar que sea el régimen el que de alivio a sus necesidades.

Nuesro pueblo no se mantuvo a salvo de la contaminación anti estética soviética. Nuestro pueblo fue contagiado por el Virus de la Ineficiencia Económica (VIE), adquirido por decisión inconsulta de Fidel Castro.

Solo pequeños aportes y muy medidos, al igual que otros paises obligados al neo feudalismo, constituyeron en su momento unos diseños de carteles (burdas copias de la publicidad occidental), un cine con alma própia (que solo se ve en Cuba aunque la propaganda del régimen insista en que llega a todas partes del mundo) y una Nueva Trova (que en sus inicios nada tenía que ver con el régimen) que se bambolea al vaiven de las olas, son las muestras patéticas de la cultura totalitaria del sistema neo feudalista.

Solo el régimen de los hermanos Castro puede sentirse orgulloso de sus destrucciones, de la chabacanería a la que llaman cultura autóctona, del comprometimiento casi obligatorio con el régimen. Dogmatismo, inhibición, falsedad, plagio. Ese es su legado. Chapucería, banalidad y pereza.

¿Quién se atreve a decir que no hay dinero detrás de las letras y las músicas de Silvio Rodrigues y Pablito Milanés?
¿Quién se atreve a desmentir el éxodo imparable de los peloteros cubanos hacia las Grande Ligas?
¿Qué significado puede tener la singularidad de Dayron Robles, que ni el nombre es autóctono?

Alejandro es el nombre de guerra de, Fidel “Alejandro” Castro Ruz. ¿Por qué vamos a darle un voto de confianza a un sistema copiado y mejorado (para peor) por él, cuando a demostrado ser un desastre total y absoluto (exáctamente igual al sometimiento en que tiene sumido a nuestro pueblo).

¡Basta ya! de tonterías y propaganda totalitaria.
El neo feudalismo impuesto al pueblo cubano y que pretenden imponer en algunos paises de la América nuestra, es absolutamente igualitarista y por tanto totalmente injusto. La solidaridad que promulga el neo feudalismo es solamente cuando y por la conveniencia de las crápulas dirigentes.
¿Acaso se puede llamar humano, a un sistema involucionista?

No se trata de un problema de empaque, Sr. Felix, se trata de que destruyendo la economía de un país en ara de dirigentes corruptos y eternos, o eternamente corrompidos, no existe creatividad y paulatinamente se deteriora la sociedad; que como consecuencia de la propositada desidia de los funcionarios (carentes de osadía, ideas y vergüenza), incapaces de hallar soluciones, nuestro entorno se convierte en ruinas.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Neo feudalismo con ¿swing? Pijos Comunistas!

Neo feudalismo con ¿swing? Pijos Comunistas!

Ernesto Guevara de la Serna (rebautizado por los cubanos con el mote de “Che”), llegó a decir, en su corta y aparatosa vida, que el socialismo tenía errores y chapucerías.

Los fundadores de lo que conocemos como socialismo soviético, no se alejaron del camino trazado por Marx y Engels. Sencillamente, nunca intentaron hacer el camino y dedicaron todo su tiempo y energías a engañar a sus crédulos seguidores mientras disfrutaban de la opulencia y el poder.

Nosotros (los cubanos) creímos, a fé ciega, en Fidel Castro cuando prometió elecciones democráticas inmediatamente despues de la huída del dictador Fulgencio Batista. La inmensa mayoría de nosotros pensó que debíamos, para defendernos del “monstruo imperialista”, aplicar algo nuevo y dimos nuestro apoyo incondicional a un proyecto que (sin darnos cuenta) nacía torcido.

Durante muchos años esa mayoría se aferró al proyecto aun cuando, poco a poco, se percataba de que la economía no funcionaba. Cada día, cada mes, cada año, cada lustro, cada década, el sistema de ordeno y mando se hacía más férreo y el sistema económico se deterioraba ayudado por los planes descabellados de un desgobierno que no respondía a más nadie que no fuera Fidel Castro. El Secretario General del Partido, el Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros y el Comandante en Jefe no tienen la obligación de rendir cuentas al pueblo. ¡Hágase su voluntad!

El neo feudalismo fidelista no se preocupa por la ideología, porque ya está escrita. Se preocupa por la estética de la crápula gobernante. Deben aparecer inmaculados ante sus vasallos, aunque sean tan corruptos que consideren normal las tropelías, a las que dedican el “concurso de sus modestos esfuerzos”.

¿Que opción nos queda?

Han transcurrido 50 años y se han sucedido tres generaciones si contamos la primera a partir del año 1950, la segunda a partir de 1970 y la tercera a partir de 1990. La cuarta generación comenzaría en el 2010.

Hace unos años hice un comentario (en familia) en el cual denominaba a las generaciones que antes menciono como, la generación perdida (aludiendo a la nuestra), la generación de los bobos (aludiendo a la nuestros hijos) y la generación de los inconformes (aludiendo a la de nuestros nietos). Cada día que pasa me convenzo más de que estoy en lo cierto.

Es por eso que encuentro estúpido que alguien (el pseudoperiodista Felix López, del sanitarísimo papel “Granma”) pueda decir que la generación que comienza en los años 90 del pasado siglo, pueda tener una vida extraterrestre y mucho menos en Cuba, a no ser que (exprofeso) la tilde de esa manera para “veladamente” criticar al sistema de los hermanos Castro Ruz.

Esta generación, que actualmente se encuentra finalizando la primera edad*, para nada es apolítica, ni deja de interesarse por estos temas. Otra cosa es que se sientan herederos de las tropelías de la crápula dirigente (que se encuentra en los albores de la quinta edad) que sus padres (algunas veces de forma consciente y otras obligados por las circunstancias) han sustentado.

Pensar que la crápula margina a los jóvenes. ¡Tremendo error! Son ellos mismos los que se auto-marginan puesto que no se consideran responsables de nada de lo que está sucediendo y prefieren hacer mutis y no argumentar para no verse envueltos en algo que no les pertenece y de lo que sus padres están hartos.

¿Cual es el espacio que tienen los jóvenes cubanos?

Todavía tenemos que resistir a personajes que tratan de tergiversar la historia. Resulta que, para un estúpido periodista del régimen de Fidel Castro, los fundadores del socialismo ademas de la ex Unión Soviética (el bloque surgido después de la SGM fue impuesto por la bota soviética) son los curas de la Orden del Sagrado Corazón de Jesús, “los jesuítas”. Aqui no debemos dejar de señalar que Fidel Castro fue educado por estos curas.

Este pseudo periodista dice nada menos que “no podemos obviar las experiencias anteriores de convivencia socialista”, y se refiere a la expulsión de los jesuítas de las colonias americanas en 1767. Ahora resulta que la Corona Española ordenó la expulsión, de la orden, por ser socialistas.

No era un hecho aislado. En 1759 habían sido expulsados de Portugal y de Francia. ¡Al parecer Carlos III no iba a permitir la convivencia “socialista” en Europa!

Pecado imperdonable de una orden eclesiástica europea que en lugar de esclavizar a los indígenas les enseñaba técnicas de agricultura y artesanía, respetaba la lengua materna y los enseñaron a leer y escribir en.... ¡Castellano!
No fueron los europeos los que llevaron instrumentos de todo tipo a las Americas. Fueron los jesuítas.

¡Para la Corona de España resultaba insólita la noticia que en sus colonias se estuviera construyendo un sistema socialista mucho antes de que el aborigen conocido como “Tatanca Marx Anga” se atreviera con las leyes de la filosofía!

Lo peor de todo no era que fueran curas de tendencias políticas “extrañas” o indígenas con afan de superación social. Todo se reducía a que no pagaban el impuesto debido a la corona y punto.

Mucho trabajo colectivo y cero pago de impuesto. Mucha disciplina para la oración y cero pago de impuesto “a la corona”, porque a la Santa Sede, sí que llegaba todo lo que “buenamente” producían los indios.

La expulsión de los jesuítas se produjo casi simultaneamente con las reformas que Carlos III introdujo en la política fiscal para las colonias españolas en América.

Otro asunto de capital importancia es el temor que el sistema feudal, de la aristocracia europea, le tenía al surgimiento de una tendencia liberal de unos “llamados” burgueses que insistían en liberarse del yugo de la nobleza feudal aristócrata y constituirse en democracia capitalista, dando al traste con el proyecto centralizador de la monarquía borbónica.

A renglón seguido el pseudoperiodista dice profundizar en la historia, aunque a mi me parezca que en vez de eso lo que hace es emergir, pues invoca expresiones autenticas del socialismo en una figura que pasó por la historia de Cuba con muchas penas y muy pocas glorias, por no decir ninguna. Se trata nada menos que un salto de varios siglos para mencionar a Julio Antonio Mella, el co-fundador del primer Partido Comunista de Cuba.

Cualquiera que haya visitado la extinta Unión Soviética sabe, que aquel sistema no era ni creador de valores, ni anti dogmático, sino todo lo contrario.

Mucho más cerca de la superficie, el joven peruano José Carlos Mariátegui dijo: "El socialismo en América no será calco ni copia, sino creación heroica". Y no lo contradigo, pero no se refería a lo que se encuentran engendrando (Hugo Chávez y Rafael Correa) el neo feudalismo del Siglo XXI.

En la época nefasta de la Unión Soviética, todo aquel que se refiriera a “otro tipo de socialismo” era catalogado inmediatamente de revisionista. Eso era en aquella época Mariátegui, un revisionista de poca monta.

La práctica ha demostrado que aquello y esto, no tienen nada de socialismo y si mucho de engaña bobos.
Por eso es que la nueva generación, la de los inconformes, está muy clara que el neo feudalismo es uno solo: El que impuso el Kremlin.

En otro de los párrafos, el Sr. Felix dice que el sistema fidelista tiene raices martianas. ¡Risas prolongadas! Al pobre español nacido en Cuba, de padre valenciano y madre canaria, le endilgan cualquier cosa.

El “socialismo con swing” es aquel que incluye las ventajas del socialismo y las ventajas de la democracia.
Las desventajas: ¡Bien gracias!

Más claro ni el agua: ¡Quieren ser “pijos comunistas”.



*Las cinco edades del ser humano:

· Primera edad desde el nacimiento hasta los 20 años. Espacio de tiempo dedicado al desarrollo físico y mental, así como la preparación manual e intelectual del individuo.

· Segunda edad, a partir de los 20 años y hasta los cuarenta, donde el ser humano aporta toda la fuerza física e intelectual.

· Tercera edad, comienza en los cuarenta y acaba en los sesenta. Es donde el ser humano declina en fuerza, pero aplica la experiencia y aporta sus conocimientos a las generaciones futuras.

· Cuarta edad, comienza en los sesenta y termina en los ochenta. Es la edad del retiro, de la jubilación, de disfrutar de los nietos y biznietos. Ya la realidad casi supera sus conocimientos.

· Quinta edad, comienza en los ochenta y finaliza en los cien años. Deterioro físico y mental. Declina el desarrollo manual e intelectual del individuo, la fuerza física y mental, sus conocimientos se encuentran casi exentos de valor pues han sido superados por las pujantes generaciones. El estado físico no le permite disfrutar, a plenitud, de los choznos.

¿Dictadura en Cuba? Sí, la del Neo Feudalismo Totalitarista fidelista

¿Dictadura en Cuba? Sí, la del Neo Feudalismo Totalitarista fidelista

Quedan en el mundo proyectos de periodistas que, como Paco Azanza Telletxiki, se empeñan una y otra vez en tapar el sol con un dedo. Hoy en día es imposible decir que el pueblo cubano está harto del sistema impuesto o que apoya resueltamente el fidelismo. Lo más correcto sería decir que el pueblo cubano está resignado a continuar soportando al régimen de oprobio, puesto que la alternativa no la logra divisar por ninguna parte. Ahora bien, la situación calamitosa sí que es propia de la incompetencia de un régimen despilfarrador de la riqueza nacional y pésimo administrador de los bienes del Estado.

Es tan ridículo, el periodista, que se atreve a decir que mediante la farsa electoral fidelista los opositores pueden alcanzar el poder. Solo haría falta preguntarles a los más de 100 mil firmantes del proyecto Varela, que basándose en la propia Constitución, elaborada por el régimen, pretendieron hacerle modificaciones. El régimen nunca previo que se diera el hipotético caso de que pudieran reunirse 100 mil firmas.

http://manchiviri.blogspot.com/2007/02/elecciones-en-cuba-el-partido-comunista.html

Cuba vive en dictadura neo feudalista totalitaria desde hace exactamente 41 años. Entre los años 1959 y 1968 el régimen de Fidel Castro fue un engendro entre dictadura convencional y dictadura de izquierda.

El término “Dictadura del Proletariado” es un invento macabro para que la casta de funcionarios, dirigidos por un “máximo líder” se mantenga en el poder eternamente.

Ese período de nueve años, al que el proyecto de periodista llama “estructura provisional” se produjo como consecuencia de la propia ineptitud de Fidel Castro y sus seguidores. Debían eliminar todo lo que no respondiera al ordeno y mando.

¿Cuáles son las instituciones solidas a las que se refiere el pseudo periodista?

¿El MINFAR y el MININT?

¿Los CDR?

Los ministerios y demás dependencias del desgobierno son tan falsos como las elecciones.

Durante 16 años el desgobierno gobernó por decreto y se defecó todo lo que pudo en la Constitución del 40. Aun no ha dejado de gobernar por decreto y continúa defecándose en su propia farsa de Constitución.

En 1976 el desgobierno de Fidel Castro elaboró un nuevo texto constitucional que de acuerdo con los datos aportados por el régimen, fuera aprobado por el 97,7% de la población, si no fuera por lo sospechoso de ese mismo porcentaje.

¿En qué otro país del planeta ha ocurrido algo igual o parecido?

Sospechosamente, en Cuba vota, de manera “libre” y “secreta”, casi el ciento por ciento del electorado.

Existe la errónea propaganda del régimen, de que Fidel Castro y la crápula dirigente es elegida en elecciones libres. Solo los delegados de base son electos por el pueblo. A partir de las circunscripciones comienzan a aparecer delegados que han sido elegidos en lugares donde ellos jamás han hecho acto de presencia (la própia Constitución dice que los delegados deben vivir en la circunscripción, como mínimo cinco años). Es el caso de Fidel y Raúl Castro que siempre resultan electos por la circunscripción de Marcané y Santiago de Cuba, a los que hace más de 50 años que solo visitan esporádicamente.

Fidel Castro lideró el movimiento 26 de julio y fundó un frente guerrillero en la Sierra Maestra. En la época existían en Cuba multipes organizaciones que combatían la dictadura batistiana. Las más conocidas serían el “26 de Julio” y el “Directorio Revolucionario 13 de Marzo”. Luego del triunfo del 1 de Enero de 1959, las organizaciones que habían luchado contra el dictador Batista se agruparon en algo que se conoció como las Organizaciones Revolucionarias Integradas (ORI), hasta que pasados muchos años se creó el Partido Unido de la Revolución Socialista (PURSC). En todo éste tiempo Fidel Castro gobernaba como un dictador cualquiera, sin haber instrumentado tan siquiera un simulacro de elecciones.

Era de esperar que si quería pertenecer al bloque socialista, le diera a su régimen un “estatus legal”.

Fidel Castro no comenzó la farsa electoral desde 1959. El mismo 1 de enero nombró (en dudosas circunstancias) y de forma provisional a un presidente llamado Manuel Urrutia, mientras que se autodesignaba primer ministro de algo que se conformó en llamar “gobierno revolucionario”.

El presidente designado se creyó el cuento y trató de gobernar, viéndose imposibilitado por las trabas del “primer ministro”, hasta que en uno de los primeros shows, a los cuales ya nos hemos acostumbrado los cubanos, Fidel Castro hizo un amago de renuncia, mientras que ordenaba a sus seguidores escandalizar en contra de la supuesta dimisión. El show terminó con la renuncia de Urrutia y la designación de un nuevo monigote de presidente llamado Osvaldo Dorticós.

En esa época no había elecciones de ningún tipo.

En junio del 2002 ante la amenaza del Proyecto Varela, Fidel Castro protagonizó una enmienda a la Constitución del 76, en la que, por el voto del casi ciento por ciento de los electores, modificaron la misma, dándole un caracter de irreversible al engendro de neo feudalismo totalitario, mal llamado socialista en Cuba.

Debemos señalar que los electores son estrechamente vigilados por una organización llamada “Comités de Defensa de la Revolución” (CDR), que llevan la cuenta exácta de aquellos que no votan y realizan los informes correspondientes a los centros de trabajo y demás dependencias del régimen.

Proyecto Varela http://www.cubanet.org/ref/dis/04090101.htm

Cuando las personas, con más de dos dedos de frente, cuestionan el sistema impuesto por Fidel Castro al pueblo de Cuba, saltan los defensores del régimen de oprobio con descalificaciones tales como “ceguera política” y otras menos elegantes.

Se preguntan el por qué no se provoca una rebelión en Cuba, como si en un régimen totalitario eso fuera posible, a no ser instigado desde adentro como ocurrió en el antiguo campo socialista y la própia Unión Soviética.

Los que desde un punto de vista disidente, nos expresamos en contra del totalitarismo como algo intolerable e insostenible, no solo consideramos que el máximo responsable de la miseria que vive el pueblo cubano sea Fidel Castro, también su hermano Raúl.

Son tan burdos los defensores del totalitarismo fidelista que hasta se atreven a hacer comparaciones entre la dictadura de derechas de Franco con la dictadura de extrema izquierda neo feudalista totalitaria de Fidel Castro.

En España jamás se abolió la propiedad privada ni la pequeña empresa privada. Tal como en Cuba, en España se cometieron asesinatos, encarcelamientos y exilios. No en tanto, gracias precisamente a la propiedad privada y la libre empresa, se organizaron grupos opositores y hasta una macabra organización nacional-terrorista en las vascongadas, que se ha dedicado a matar sin ton ni son. El gobierno español sabe quienes son los que aportan el dinero a los etarras. Sin embargo, la democarcia tiene las manos atadas en el caso de que no se les pueda probar fehacientemente la colaboración, a los empresarios vascos que se dedican a financiar los actos terroristas.

Eso jamás sucederá en Cuba, puesto que no existe la propiedad privada ni pequeñas empresas. Eso se acabó en 1968 con la operación terrorista de Estado llamada “Ofensiva Revolucionaria”. En Cuba no hay quién se mueva. Para vivir el día a día, el ciudadano común depende del gobierno.

En lo único que se parece Franco a Fidel Castro es en que es, en que son gallegos y van a morir de viejos en sus camas.

Para los que escriben sobre Fidel Castro

Es absurdo decir que la ideología de Fidel Castro es comunista. Su ideología es la exagerada exaltación de su personalidad, que ha llegado a considerarla como centro de la atención de las actividades generales. No pertenece ni es posible compararlo con Franco o Trujillo, los cuales ejercían una dicta-blanda, más parecida a la de Pinochet que a la de Stalin. Cualquiera de las dictaduras latinoamericanas, llámese Velasco Alvarado, como aquellas de Brasil, Argentina o Perú, nada tienen que ver con el régimen imperante en La Habana. Los jóvenes “dirigentes” cubanos, que no son más que repetidoras del discurso oficial y no promotores del sistema, trataran de tener participación en las reformas que obviamente  (en el tiempo que le queda) se empeñará en realizar Raul Castro, con tal de mantener el régimen hasta su muerte. Los jóvenes dirigentes, de hoy en día, pertenecen a la generación nacida en la década de los 50 y 60, y es (hasta cierto punto) la que debe dar continuidad o cambiar el régimen, aunque se encuentran tan corrompidos, moral y materialmente que resulta, casi, un imposible. Yo predigo un cambio pacífico basado en los mandos militares y una política inteligente (si fuera posible) de parte del gobierno de los Estados Unidos. Siento mucho, que la oposición, fuera del archipiélago cubano no vayan a tener participación directa.Tratando de no ser obstinado, veo como Fidel Castro, aun sin “ejercer el poder” continúa mandando. Es falso afirmar que ya existe el “después de Fidel”. Y no ocurrirá nada mientras viva, porque a pesar del miedo, respeto, represión etc, el pueblo cubano (no me refiero a los exiliados recalcitrantes) admira, no al dictador, no al asesino, no al desastroso dirigente económico, sino al valor.Falta mucho para ver si el régimen post-fidelista y sus instituciones, puede funcionar con normalidad.  La situación actual, no es un mero ensayo, puesto que todo está planificado de antemano y todo sale, aparentemente bien, mientras Fidel Castro continúe vivo. Soy de la opinión que las comparaciones, que hacen muchos comentaristas, con los regímenes del antiguo campo socialista, no son válidas, desde el momento que fueron regímenes impuestos por la bota soviética a raíz de la SGM y mantenidos politicamente bajo el férreo control de Moscú y el ejército ruso. La revolución cubana fué traicionada por Fidel Castro, desde que comenzó a forjar su alianza con la Unión Soviética, frustrando las esperanzas de campesinos, obreros y hasta la pequeña burguesía y parte de la burguesía media, que se creyeron las promesas de que mediante unas medidas radicales (en un inicio) y otras de corte totalmente sovietizadas (no digo socialistas pues sería mentir), Cuba saldría rápidamente del subdesarrollo económico y que en 1962 volveríamos a tener elecciones libres. La auténtica libertad, obtenida luego de la derogación de la Enmienda Platt (en la década de los años 30), se vió frustrada luego de que Fidel Castro proclamara, en vísperas de una agresión, preparada por el gobierno de los Estados Unidos (Bahía de Cochinos), el carácter socialista de su régimen ya consolidado.Cuando algunos comentaristas se refieren a que el régimen de Fidel Castro puso fin a la discriminación racial en Cuba, se equivocan y resultan una miniatura de éco del régimen. La discriminación ahora no es solamente racial. No hay más que ver a los cuadros dirigentes (a todos los niveles) para darse cuenta de la humillación en que vive el pueblo de Cuba, aún sin percatarse. Ya el régimen de Fidel Castro no cuenta con el apoyo incondicional de las primeras décadas. La muerte del dictador totalitario no va a significar el desmantelamiento inmediato de un sistema que se ha forjado durante casi cinco décadas. Las dimensiones del sistema totalitario de Fidel Castro se parecen mucho al de la extinta Unión Soviética, pero tiene características própias y eso es lo que le ha permitido subsistir más de 15 años tras la desaparición del engendro ruso. Mientras la poítica del gobierno de los Estados Unidos sea de prepotencia hacia el régimen (con Fidel Castro vivo o muerto), lo único que logrará será la cohesión del pueblo imbuído en un chovinismo anti-imperialista.El embargo económico solo ha servido para el sufrimiento del pueblo cubano y nunca ha hecho mella al régimen. Todo lo contrario, lo fortalece. Los paises latinoamericanos, que hoy se mueven hacia la izquierda, no reconocen el sistema totalitario, sino sus ventajas para los más necesitados. Ojalá y los gobernantes no se conviertan en dicatdores totalitarios de corte fidelista, porque lo único que conseguirían es hundir más la ya maltrada clase obrera y campesina. Cuando se habla de los éxitos, del régimen fidelista, en la educación, la salud, el deporte y la medicina, no se menciona (intencionadamente), la precaria educación del pueblo cubano,  se le echan las culpas de la falta total o parcial de las medicinas y el estado anti-higiénico que se observa en los hospitales, al “bloqueo imperialista”, ni se menciona la declinación de un sistema deportivo de selección y no de masividad. Los Kirchner, los Lula, los Morales, los Chavez y los Ortega, utilizan los llamados “logros” de Fidel Castro, como propaganda política y tratan de adaptar, que no adoptar, las llamadas “soluciones de Fidel” a sus gobiernos. Dudo mucho que eso se pueda considerar como un legado de Fidel Castro. El maná nunca ha caído del cielo. Cuidado con Chavez, que el petróleo huele a maná. Las inversiones extranjeras y la des-regulación parcial del comercio exterior, la despenalización de la posesión de divisas extranjeras y la revitalización del turismo , en Cuba, es otra más de las farsas del régimen.  La diversificación de las relaciones comerciales y la firma de acuerdos con diferentes paises latinoamericanos o asiáticos no son índices para medir el crecimiento del PIB anual, pues el 11,8% alcanzado en el año 2005, es en relación al peor año de la crisis económica tras la caída de la Unión Soviética. De esa forma cualquiera crece. Da mucha tristeza escuchar decir que Cuba ya no depende de un socio preferente, como España, Estados unidos o la URSS. ¿Que significa Venezuela, para la economía del régimen?Cuando una persona se refiere a una “organización seria”: ¿A que se refiere verdaderamente? ¿Acaso se le puede llamar “organización seria” a aquellas que no han acusado al régimen de Fidel Castro de llevar a cabo desapariciones en el Estrecho de la Florida?¿Acaso se le puede llamar “organización seria” a aquellas que no han acusado al régimen de Fidel Castro de cometer ejecuciones mediante amañados “juicios sumarísimos”?¿Acaso  se le puede llamar “organización seria” a aquellas que no han acusado al régimen de Fidel Castro de inflingir torturas, ya sean físicas o mentales a los detenidos?¿Acaso se puede catalogar de persona seria, a alguien que se atreve a afirmar, sin pudor, que estos crímenes no existen bajo una dicatdura totalitaria? ¿Que es lo que se está debatiendo, entonces? Lo único que representa el régimen de Fidel Castro es la vida miserable a que tiene sometido al pueblo de Cuba.Son muy cuestionables las cifras que aporta el régimen en relación al aumento de la esperanza de vida y la reducción de la mortalidad infantil, si la comparamos con el índice de suicidios, que es (por poco márgen) la más alta del mundo.Nadie, en el mundo está dispuesto a perder les éxitos, sean los que fueren, logrados tras muchos sacrificios. Lo que verdaderamente queremos, los cubanos opositores al régimen, es que esos éxitos sean verdaderos y no solamente propaganda política. ¿Acaso los hospitales en Cuba tienen una higiene adecuada a una institución de salud?¿Acaso no hay falta, casi total de medicamentos de primera, segunda y tercera necesidad? Los cubanos gozan de pleno empleo “basura” , pesimamente remunerado y eso de que cada ciudadano tiene derecho a tres comidas al día, se queda en eso, “derecho”. Un gran porciento solo llega a realizar una sola de éstas. A Jesus Cristo se le recuerda como defensor de los más débiles y los más pobres. Al cabo de 2000 años, la humanidad, ni está unida, ni tiene identidad. Fidel Castro, será recordado tal y como se recuerda al gran Espartaco. Como alguién que se atrevió a desafiar al Imperio y nada más. Será recordado como el tirano más cruel, surgido de la mayor de las islas de las Indias Occidentales. Para hablar sobre los derechos humanos en Cuba no tenemos por que referirnos a los derechos humanos en los Estados Unidos, ni hacer comparaciones. Dediquémonos a ver la basura en nuestros ojos y no en ojos ajenos. La idea de la ayuda médica a docenas de naciones, es una idea altruísta, si no fuera porque es más utilizada como propaganda política del régimen, que la ayuda real que proporciona a esas mismas naciones. Lo que no se dice es que esos 30 mil médicos cubanos, además de dejar de prestar servicios en su própio país (los hospitales cubanos estan repletos de estudiantes de medicina extranjeros), con lo cuál disminuye la calidad de la atención sanitaria de la población, cobran un salario, que si bien es muy inferior a lo que cobraría cualquier médico nacional de esos paises, es dinero que va a ingresar las arcas del régimen totalitario. Solo una décima parte del salario, que esas naciones pagan por los servicios de los médicos cubanos, llega a las manos de los médicos y sus familiares en Cuba. La ayuda no es gratuita.La llamada “Operación Milagro” (la palabra milagro es un hecho no explicable por las leyes naturales y que se atribuye a intervención sobrenatural de origen divino, totalmente contradictoria con algo material), es sufragada, en su totalidad por el pueblo cubano. Afecta directamente al bienestar del pueblo de Cuba y es una de las formas que tiene el régimen de Fidel Castro para mantener el apoyo político de esas naciones. Por supuesto que constituye un derecho fundamental, el que una persona pueda ver a sus hijos y los paisajes de su patria.La pregunta es : ¿Que precio tiene que pagar el pueblo de Cuba, para que esto ocurra? Viene a ser algo así como donar los dedos de los pies para que otro recupere la visión, mientras que la cúpula dirigente continúa viviendo a sus anchas. ¡ASÌ NO! ¿Es capaz, Fidel Castro, de sacarse un ojo para ver a su enemigo ciego? Fidel Castro no sería capaz de sacarse un ojo, pero si ha sido capaz de sacrificar a su pueblo para saciar su vanidad de combatir al imperialismo yanqui. ¿Pudiera ser ésta una definición del régimen castrista? Es una verguenza que pseudo periodistas extranjeros, se conviertan en defensores (capaces de justificar crímenes), de una de las peores dictaduras totalitarias que recordará la historia universal. Los pseudo-intelectuales se pronuncian a favor de las tendencias izquierdistas para sobresalir, ya que por su talento les es imposible. Es fácil criticar al poderoso y más fácil aún defender a Robin Hood de los bosques de Sherwood.¿Cuales son los requisitos para ganarse el status de pseudo-intelectual? ¿Aprender y poner en práctica la tergiversación de la verdad?  Vamos a ver: Decir que el régimen del Apartheid surafricano comenzó a desmoronarse apartir de la derrota sufrida por el ejército (SAADF) en Cuito Cuanavale, es como restarle importancia al movimiento de liberación dirigido por Nelson Mandela.Recomiendo que lean: http://manchiviri.blogspot.com/2007/02/algunos-comentarios-sobre-el-libro-las.htmlEfectivamente, Nelson Mandela catalogó, en su justa medida, lo que significó el régimen de Fidel Castro: “... una fuente de inspiración...” Nadie puede negar que el racismo sea abominable, como nadie puede negar que el totalitarismo lo sea, por más que ayude (en beneficio própio) a las causas más justas.Ha ocurrido, muchas veces, que los biógrafos acaban enemorándose de sus biografiados. Es lógico. Para escribir, primero es necesario estar convencido de que lo que se escribe es cierto. El idílio puede convertir, al periodista, en el abogado del que mató a la chiva, que no tiene defensa desde el momento en que el mismo asesino se declara culpable.   

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres