Blogia

Cuba en Sucesión

La razon por la cual no hay trabajo

La razon por la cual no hay trabajo

Son muchas razones, pero la única y de la cual derivan el resto, se llama “precio del barril de petróleo”

Muchos españoles consideran que la edad se ha convertido en un condicionante para encontrar trabajo. Es verdad y tiene explicación, pero no es la respuesta de la pregunta.

Yéndose por las ramas, muchos españoles consideran que los profesionales comprendidos en edades entre los 18 y 25 años, son los más favorecidos a la hora de encontrar trabajo. Es verdad y tiene explicación, pero no es la respuesta a la pregunta.

Siendo así podemos afirmar, sin muchos sondeos de opinión o encuestas dicen, que mientras más edad tenga el candidato, peor se las verá para encontrar trabajo. Es verdad y tiene explicación, pero no es la respuesta a la pregunta.

Dicen que por sexos no hay diferencia, aunque cualquiera pudiera poner en duda semejante afirmación, que tiene explicación y no es la respuesta a la pregunta.

La instrucción o formación de la persona también es un condicionante para el empleo al que se aspire. Es verdad y tiene explicación, pero no es la respuesta a la pregunta.

Regresemos al “precio del barril de petróleo”. En 1998 el precio oscilaba alrededor de los 7 dólares. Subió, como la espuma de “una caña”, año tras año, hasta que en 2008 casi alcanzó la cifra de 150 dólares.

¿Cual es el efecto directo de los combustibles, sobre el nivel de vida de la población?

Empecemos por decir que todos los medios de transporte se mueven mediante combustible. Continuemos por decir que la mayor parte de la energía que consumimos diariamente se produce mediante combustible.

Si hasta este momento estuviéramos de acuerdo, podríamos afirmar que si el precio del petróleo aumenta, aumentarán el precio del transporte y de la energía eléctrica. Si el precio del transporte y la energía aumentan, también aumentarán la transportación de las materias primas, como pudieran ser harina, agua, gas. En fin todas y en todas sus formas.

Si el aumento del precio del barril de petróleo ha aumentado de 7 a 100 en tan solo una década, es muy fácil entender que el nivel de vida que había alcanzado la sociedad europea hasta 1998, haya disminuido proporcionalmente diez años después.

Esto se traduce en que las empresas han tenido que aumentar los precios de sus productos en la misma proporción. La única condicionante es que no pueden aumentar de igual forma los salarios y por tanto el poder adquisitivo de las personas disminuye en igual proporción.

Es así como se produce el efecto despido. Los productos de las empresas, debido al estancamiento del poder adquisitivo de las personas, dejan de tener salida en el mercado. De manera que las empresas se ven en la obligación de despedir a los trabajadores menos necesarios. De esta forma garantizan continuar la producción y mantener los precios. Pero el asunto va de mal en peor. Muchas empresas van a la quiebra y los obreros al paro.

¿Y los gobernantes qué?

Los gobernantes se han dedicado, hasta ahora, a paliar la situación con medidas que lo único que proporcionan es más paro, puesto que agravan la situación de los trabajadores. Subvencionar a los bancos y a las casas financieras, sale del sudor de la frente de cada trabajador. Estas medidas hacen que el poder adquisitivo sea aun menor y afecte de manera dramática a los menos pudientes.

Lo peor es que las medidas que han tomado los gobernantes en los últimos tres años, no sirven para resolver la situación. Por el contrario, la agrava.

Ningun país desarrollado, con los niveles de consumo de energía y transporte dependientes del petróleo, como sucede en la actualidad, puede mantener el nivel de vida alcanzado en 1998. Si el precio del barril de petróleo se mantuviera cerca de los 100 dólares, el retroceso del nivel de vida sería inversamente proporcional. Europa retrocedería al nivel de vida de la década de los años 60.

Aun hay más

Las políticas socialistas aplicadas en toda Europa. Me refiero a la seguridad social. Ha sido y es la causante del efecto llamada a la inmigración.

Los trabajadores europeos, amparados por la seguridad social y el trabajo en negro, desechan los empleos más desagradables y menos lucrativos, que tienen que ser realizados por alguien; quiéranlo o no.

Trabajar en negro es burlar los impuestos. Los impuestos garantizan la seguridad social. Mientras más trabajo en negro, menos seguridad social.

Es verdaderamente incomprensible que en España existan más de 5 millones de parados y no haya ocurrido una explosión popular. La respuesta radica en la seguridad social y el trabajo en negro.

Pero como decíamos anteriormente, si no se pagan los impuestos cada día el fondo de la seguridad social disminuye y llegará un momento en que el gobierno no tenga fondos para garantizar semejante disparate.

En fin, debemos pedir a nuestros gobernantes que dejen ya de referirse a los mercados como al mounstro de la película (que aun nadie ha visto) y dediquen su tiempo a procurar vías para que, el verdadero monstruo, el precio del barril de petróleo (cuyas garras son los especuladores de la OPEP) no nos asesine.

Todavía estamos a tiempo

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

La Crisis y el petróleo

La Crisis y el petróleo

La tercera crisis del petróleo ha llegado

Javier J Navarro 13 de junio de 2008 | 17:12

El presidente de la Agencia Internacional de la Energía, Nobuo Tanaka, se ha mostrado así de tajante sobre la situación actual del mercado. Desde la agencia internacional de la energía se afirma que al haberse incrementado la demanda por parte de los países emergentes los países productores no son capaces de producir suficiente petróleo para toda la demanda. Ante esa situación el precio del petróleo sube hasta que se iguala la demanda con la oferta. El mecanismo más antiguo y conocido de la economía.

No obstante también se reconoce que parte del precio actual del petróleo viene de la especulación. En los mercados financieros parecen estar interesados en invertir en petróleo. La principal causa que se da por parte de la AEI es que no se invirtió lo suficiente en los yacimientos en el periodo entre 1980 y 2000. Ahora estamos sufriendo las consecuencias de esa falta de planificación.

La primera crisis del petróleo sucedió en 1973, año en el que países árabes exportadores de petróleo dejaron de exportar petróleo a los países que habían apoyado a Israel, al mismo los países miembros de la OPEP acordaron fijar unos precios. Como consecuencia el precio del petróleo se cuadriplicó y provocó una alta inflación en el mundo industrializado. Los países ricos eran completamente dependientes del petróleo y se daban cuenta de ello por primera vez.

La segunda crisis del petróleo sucedió en 1979, con la revolución iraní. El Sha de Irán abandonó el país y un año más tarde Irak invadió Irán, con lo que el país dejó temporalmente de exportar crudo. El recorte en la producción no fue tal, pero el pánico cundió y el preció del combustible volvió a dispararse, aunque una vez finalizada la crisis el precio del petróleo descendió.

Más adelante no hemos tenido ninguna crisis energética.

Los países industrializados se unieron en la AIE, buscaron suministradores alternativos para el petróleo y empezaron a investigar fuentes alternativas de obtener energía, por ejemplo el petróleo ruso. A partir de las dos crisis se empezó a fomentar el ahorro energético y las fuentes de energía alternativas, especialmente las renovables.

Aunque en las anteriores crisis quedó claro que no se podía seguir dependiendo del oro negro como fuente principal de energía, el problema del petróleo no ha sido completamente resuelto. Seguimos necesitándolo para mover nuestros coches, camiones y trenes, quien piense que los trenes son exclusivamente eléctricos demuestra que no los ha utilizado mucho. Este es el momento que hay que aprovechar para impulsar las tecnologías que puedan proporcionar energía sin depender del petróleo, a ser posible no contaminante. De momento la industria automovilística es la única que se ha puesto ha buscar el combustible de los coches del futuro.

La Crisis Financiera: Crisis petrolera

Estamos inmersos en la crisis energética más problemática de los últimos 200 años. Se han peleado y se están desarrollando guerras para que algunas naciones poderosas puedan abastecer sus reservas petroleras y así garantizar la manutención de sus economías basadas en el consumo de combustible.

La OPEP (Organización de Países Exportadores de Petróleo) ha influenciado constantemente la base que cotizaba los precios del petróleo argumentando que el precio tiene una “Plataforma” (Base inicial del precio) pero no tiene un “Techo” (Precio al que no debía exceder el precio del barril de petróleo) y ha cuadriplicado su precio durante todo el año 2.008.

¿Pero cómo se hace esto? Manipulando la capacidad de producción:

Cuando producen mucho petróleo el precio es bajo, pero cuando producen poco, el precio es alto. Concluimos entonces que han reducido un 40% la producción de petróleo haciendo que su alza sea imparable.

Ésta crisis tiene un tinte político-religioso. Los mayores productores/ exportadores de crudo son los países árabes. Después del 11 de septiembre, ellos fueron estigmatizados por los Estados Unidos de América y en contraprestación los países involucrados que son miembros de la OPEP decidieron reducir la producción sustancialmente. Estados Unidos necesitaba una excusa para invadir Irak y poder tomar el petróleo que se le había negado por varios años y actualmente, una guerra sin control se lucha por el elemento de la naturaleza denominado “Oro negro”.

Todos estos factores han hecho que los principales productores de petróleo se sientan ofendidos por el mal trato que han tenido la coalición con la comunidad árabe en general y manipulan desde ese entonces la crisis a su antojo.

La primera economía del mundo (EEUU) se ha visto afectada. Desde gasto humano y monetario hasta su imagen y frustración en una guerra que ha llevado a que la crisis se profundice en los cinco continentes del planeta.

La crisis petrolera viene desde 1973, cuando los árabes para prevenir la guerra de Yom Kippur (que de todas maneras se llevó a cabo) redujeron la producción de petróleo en un 87.5%.

Ese mismo año:

La OPEP quita el apoyo a Israel y lo desabastece totalmente.

Arabia Saudita, Irán, Irak, Emiratos Árabes Unidos, Kuwait y Qatar suben el precio del petróleo en un 17% para presionar a Estados Unidos en cuanto a su apoyo a Israel.

La OPEP reduce en un 30% la producción de petróleo.

Viendo todo esto podemos concluir que las crisis no llegan de la noche a la mañana, el impacto que tiene la actual está llevando a las más grandes y sostenibles economías del mundo a divisar un abismo que no podrá cruzar si no se detiene la actual cruzada armamentista.

La crisis petrolera la podríamos definir con solo tres palabras: Guerra en Irak

La crisis del precio del Petróleo

El petróleo permite obtener combustible para calefacción, transportes, maquinaria, y es básico para la industria petroquímica y una gran variedad de productos domésticos, desde utensilios de plástico hasta ropa de poliéster. Desde 1900 hasta 1973 su utilización creció de manera sostenida. La actividad económica se organizó bajo la creencia de que el petróleo era barato y abundante.

En 1973-1974 hubo un cambio radical.

Las naciones productoras de petróleo más importantes pertenecen a la OPEP —la Organización de Países Exportadores de Petróleo (www.opec.org)—. La OPEP decidió en 1973 aumentar el precio al que vendía su petróleo. La OPEP anticipó correctamente que un aumento sustancial del precio sólo se reflejaría en una disminución moderada en el volumen de sus ventas. Esto sería muy rentable para los países miembros de la OPEP.

Se muestra el precio real (o corregido por la inflación) del petróleo en el período 1970-1999. El precio se triplicó en 1973-1974, y se duplicó una vez más en 1979-1980. Estos movimientos dramáticos se conocen como las crisis del precio del petróleo. También muestra que los mercados encontraron formas de enfrentar la escasez de petróleo generada por la OPEP. Los elevados precios del petróleo no duraron indefinidamente.

Las empresas químicas desarrollan sustitutos artificiales para las materias primas basadas en el petróleo, las compañías aéreas buscan aviones que consuman menos combustible, la electricidad proviene en mayor proporción de generadores de carbón. Mayores precios del petróleo hacen que la economía produzca de forma que se requiera menos petróleo.

¿Cómo afecta el aumento del precio del petróleo lo qué la economía produce? Las empresas y los hogares reducen su uso de productos basados en el petróleo, ya que ahora son más caros. Los hogares cambian a calefactores de gas y compran coches más pequeños.

Aquellos que se tienen que desplazar para trabajar forman grupos para desplazarse colectivamente o se trasladan a vivir a sitios más próximos a su trabajo. Precios más elevados no solo disminuyen la demanda de bienes basados en el petróleo, sino también incentivan a los consumidores a adquirir bienes sustitutivos. Una mayor demanda hacia dichos bienes aumenta su precio y promueve su fabricación. Los fabricantes de coches diseñan modelos más pequeños, los arquitectos utilizan la energía solar y los laboratorios de investigación desarrollan alternativas al petróleo en la industria química.

La pregunta para quién en este ejemplo tiene una respuesta clara. Los ingresos de la OPEP por las ventas de petróleo aumentaron de 35.000 millones de dólares en 1973 aproximadamente 300.000 millones en 1980. Una gran parte de esos ingresos se utilizaron para comprar bienes producidos en los países occidentales industrializados.

Por otro lado, los países importadores de petróleo tuvieron que destinar una mayor parte de su producción para intercambiarla por importaciones de petróleo. Desde el punto de vista de los bienes, el incremento de los precios del petróleo aumentó el poder adquisitivo de la OPEP y redujo el poder adquisitivo de los países importadores de petróleo, como Alemania o Japón. La economía mundial producía más para la OPEP y menos para Alemania o Japón.

En 1986 hubo una marcada disminución del precio del petróleo. Intente reflexionar sobre los efectos que pudo tener sobre qué bienes produce la economía mundial, cómo se producen y para quién se producen.

Las crisis del precio del petróleo ilustran cómo la sociedad asigna los recursos escasos entre usos alternativos. Un recurso escaso es aquel para el que la cantidad demanda a un precio cero excede la oferta disponible. Es posible pensar que el petróleo se ha hecho más escaso en términos económicos al aumentar su precio.

 

¿Quiénes se benefician con la crisis financiera?

¿Quiénes se benefician con la crisis financiera?

13 Jun 2010

Un poder inmenso y una dominación fundamentalista está en manos de los que controlan el petróleo.

La quiebra del banco de inversión Lehman Brothers afectó, por carácter transitivo, a la Unión Europea y la ha conducido posiblemente a la peor crisis desde la SGM.

Cuando estalló la burbuja financiera norteamericana, Jean – Claude Trichet, presidente del Banco Central Europeo aseguró a los 16 miembros de la eurozona que Europa estaba blindada ante la recesión norteamericana. Ahora dice que “los mercados financieros ya no funcionan”.

Los problemas económicos que atraviesan Grecia, Portugal, Irlanda, España e Italia, tienen mucho que ver con la ceguera económica de los dirigentes europeos. En el momento en que se decidió la incorporación al euro, de esos países, el precio del barril de petróleo oscilaba alrededor de los 7 dólares (1998).

Los acontecimientos políticos ocurridos en Grecia, posteriores a la SGM nada tienen que ver con la crisis financiera actual, que parte desde las entrañas del coloso norteamericano, administrado por uno de los peores presidentes de la historia de esa gran nación (George W. Bush). Todo lo demás, incluyendo la película “Z”, es pura propaganda política, con visos de verdad incuestionables.

Que los países europeos se enrolasen en la OTAN nada tiene que ver con la crisis financiera actual. De hecho, no podían hacer otra cosa que aliarse con aquel (los Estados Unidos) que los estaba sacando del lodazal de la SGM. Esos países que antes de la SGM tenían un sistema de gobierno feudo-burgués (las monarquías todavía mandaban), pasaron a tener una suerte de democracia, que si bien no es totalmente representativa (aun persisten las monarquías y las respectivas constituciones adolecen de aspectos básicos), al menos el sistema de mercado se muestra compatible y competitivo.

Fueron los especuladores de los precios del petróleo, la ambición de las empresas financieras y la incapacidad de los dirigentes políticos, los que provocaron el colapso financiero.

Poco a poco los países exportadores de petróleo se van apoderando de la economía mundial. Los Estados Unidos han perdido su hegemonía como país, mientras que un grupo de empresas, cuyos accionistas mayoritarios hablan y rezan en árabe, se apoderan del FMI, de los bancos norteamericanos, ingleses, alemanes y franceses.

El plan es revertir todo este proceso que comenzó en 1998. Es necesario recortar los gastos sociales drásticamente, aunque no los militares, por si acaso. Hasta ahora, la alianza de civilizaciones funciona, con la excepción de Iraq y Afganistán. Meteduras de pata de George W.

Lo expresado anteriormente ha provocado una reacción en la América Latina, que los totalitaristas neofeudales insisten en llamar “conciencia social”, que no es otra cosa que aprovecharse de la coyuntura para intentar imponer un sistema económico, probadamente fallido, enriquecedor de funcionarios vitaliciamente corruptos.

Fidel Castro, los niños y la agricultura

La escuela al campo no mata a nadie”. Ese planteamiento puso «picante» a la asamblea provincial de la Federación de Estudiantes de la Enseñanza Media (FEEM) de Matanzas (Cuba).

¿Para qué vamos al campo?, fue otra de las preguntas que movió resortes en los jóvenes.

Para aquellos que no tienen memoria histórica, debemos recordar que una cosa es “La Escuela al Campo” y otra, bien distinta es “La Escuela en el Campo”.
La Escuela al Campo surgió en los primeros años del proceso neofeudalista (totalitarista) del régimen de Fidel Castro como medio para luchar contra el proselitismo religioso de la iglesia católica en Cuba. No debemos jamás olvidar que la fecha escogida para la actividad “campestre” siempre coincidía (no por casualidad) con las vacaciones de la Semana Santa (después de logrado su propósito cambió).




La Escuela en el Campo surgió muchos años más tarde, cuando el régimen previó que las mayores dificultades surgen siempre a partir de los más jóvenes. Decidió, entonces, desvincular a los jóvenes de la ciudad y del seno familiar. Aislar, los unos de los otros, en centros agro-estudiantiles separados por decenas de kilómetros, con pase semanal o quincenalmente, en dependencia de las “necesidades”.




De esta forma, el gobierno, tenía el control (durante las 24 horas del día) de los adolescentes. Mientras tanto, ignorando la patria potestad de los padres, manipulaba a la muchachada, conduciéndolos a actividades políticas de diversos géneros, utilizando para ello a las organizaciones estudiantiles como la Federación de Estudiantes de la Enseñanza Media (FEEM) y la Unión de Jóvenes Comunistas (UJC).




La FEEM, que es una organización creada a imagen y semejanza del régimen neofeudalista (totalitario), se abroga el derecho de criticar “con dureza” a los estudiantes que no quieren ir a la Escuela al Campo. De forma ambigua critican a los que van sin estar conscientes de esa “tarea”. Se atreven a discriminar a sus condiscípulos diciendo que “esos son los que transmiten energía negativa”. Por último atacan a los estudiantes enfermos, al decir que se valen de certificados médicos para no asistir.




Dicho esto, debemos reconocer que la mayoría participa en estas movilizaciones, aunque el entusiasmo y responsabilidad se puedan poner en duda. ¿Por qué asisten? Primeramente porque se encuentran fuera del control paternal y el control oficial brilla por su ausencia. En segundo lugar, porque en una sociedad donde la alimentación es abastecida por el desgobierno y ésta no alcanza para 15 días, es imposible rechazar desayuno, almuerzo y comida (aunque la calidad y la cantidad sean discutibles). En tercer lugar, porque las referidas organizaciones juveniles tienen la ignominiosa tarea de llevar las estadísticas de aquellos que no asisten y los que no colaboran de forma conciente. Estas estadísticas (políticas) serán decisivas en sus ulteriores estudios universitarios y el desenvolvimiento de la vida cotidiana de sus padres.




Para nadie es secreto que éste resulta un compromiso político de los estudiantes y que se debe arrastrar a todos en ese derrotero de producir “alimentos”.
Como forma de sustentar lo que he escrito en párrafos anteriores, me remito a las palabras de Yosveny Verdial, primer secretario de la UJC en la provincia, quién afirmó que “debemos evitar los discursos vacíos y banales, y sí dar pasos sólidos con el ejemplo personal de los dirigentes estudiantiles, porque hay mucho trabajo por hacer”.

Según directivos de Educación, en las movilizaciones en la provincia todas las escuelas han sido productivas, rentables, no tienen pérdidas. Según los directivos de la agricultura, es todo lo contrario.

El desgobierno pretende que asistan hasta los que tienen certificado médico de enfermedad, “pues podrían realizar otras tareas que no le afecten la salud”.
Han rescatado muchos campamentos, que no dicen porqué se encontraban destartalados. Todos los que por allí pasamos. Ya fuese como estudiantes, o padres, o abuelos de alumnos, sabemos perfectamente que dichos campamentos una vez construidos, jamás recibieron mantenimiento.

Han pasado por los mismos campamentos tres generaciones y hoy los abuelos, que visitan a sus nietos estudiantes, saben cuales son las deficiencias sin que nadie se las tenga que mostrar.

LA UNICA RAZON POR LA CUAL EUROPA SE RESQUEBRAJA

LA UNICA RAZON POR LA CUAL EUROPA SE RESQUEBRAJA

El petróleo, cuyo precio en 1998 era de 7 dólares el barril, ha aumentado su
precio paulatinamente (año tras año) hasta casi llegar a los 150.
En los países desarrollados todo se mueve con petróleo: se genera electricidad, las
transportaciones terrestres, marítimas y aéreas se mueven con petróleo.

Si los precios del petróleo aumentan sin parar, todo aumenta de
precio. La especulación de los países exportadores de petróleo, y no otra razón,
es la principal causa del problema citado en el presente artículo y sus
derivaciones.

No se justifica, bajo ningún pretexto, el alza desmesurada de
los precios del petróleo. Como tampoco se justifica que los gobiernos de los
países industrializados no enfrenten el problema directamente y miren para otro
lado, mientras intentan (infructuosamente) de salvar bancos y casas financieras
con el sudor de sus pueblos, acostumbrados a un nivel de vida que poco a poco va
desapareciendo.

La economía española no podrá salir a flote mientras el
precio del barril continúe siendo superior a 50 dólares. Esa es la verdad.
Prepararse para el rescate, ya sea en julio como en agosto. El descenso del
precio del barril está dando un respiro.

Los gobiernos son los que gravan los precios del combustible dentro de las economías internas. En este caso me estoy refiriendo al precio en el mercado internacional, que es el precio al que se tiene (obligatoriamente) que comprar el barril, antes de que llegue al mercado interno. Luego los gobernantes hacen de las suyas.

Una política de altos impuestos acaba con las pequeñas y medianas empresas, que son las que verdaderamente hacen crecer la economía de cualquier país, pues son la base fundamental de la economía moderna.

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

De gobiernos pusilánimes en democracia, a gobiernos extremistas en un mundo globalizado

De gobiernos pusilánimes en democracia, a gobiernos extremistas en un mundo globalizado

El petróleo es a la civilización moderna, lo que el aire es a la vida. La
industria de los países desarrollados depende, hoy por hoy, de lo que se ha dado
en llamar "oro negro". Hay quienes van más allá y se llaman a si mismos adictos
o dependientes del combustible fósil líquido.

El petróleo refinado lo
utilizamos en los diferentes medios de transporte (aéreo, marítimo y terrestre).
Las sustancia derivadas del petróleo se utilizan de diversas formas, desde un
saco plástico para transportar los alimentos que compramos en el mercado, hasta
en componentes de naves cósmicas. Pesticidas, fertilizantes, detergentes,
neumáticos y una infinidad de productos que actualmente consumimos, provienen de
la industria petroquímica.

No se puede negar que la demanda de petróleo
está en alza, en la medida en que países en desarrollo acuden a su utilización y
no es menos cierto que el alza del precio del barril pueda aumentar por ese
motivo.

No obstante, debemos tener presente los costos de
producción de un barril para que, no nos pasen gato por liebre.


Tomemos por ejemplo, que la perforación de un pozo puede costar
alrededor de unos 10 millones de dólares. Puede, que se perforen varios pozos
hasta dar con un bolsón. Ahora bien, cuando se produce el hallazgo de un
yacimiento, todos los pozos infructuosos se pagan de inmediato.


De manera que al cabo de cierto tiempo (bastante corto), el
precio de producción (extracción) de un barril no va más allá de los diez
dólares.


Al contrario de lo que nos quieren hacer ver, los
niveles de producción del carburante, no se encuentran en declive. El precio al
que se vende actualmente, el barril, tampoco tiene mucho que ver con la oferta y
la demanda.

Una prueba de ello es que desde 1998, cuando el precio de
mercado se encontraba alrededor de los 8 dólares, aumentó año tras año hasta
alcanzar en el 2008 el tope máximo de 148 dólares, el barril, para descender
abruptamente a niveles de 50 dólares en menos de tres meses.

De manera,
que podemos decir que la fluctuación del precio del barril se debe más a la
especulación que a la oferta y la demanda.

Y quienes son los
especuladores?


Los más interesados especuladores son, las
monarquías absolutistas árabes principalmente y gobiernos de tendencias
autocráticas como Irán y Venezuela.

El ministro de Industria español,
Miguel Sebastián, sir in más lejos, explicó que “una subida del 10% del barril
de crudo tiene un impacto de 6.000 millones (en euros o en dólares es una
barbaridad) en la economía española y, en el ámbito europeo, el equivalente a
todo el presupuesto de la UE”.

Mientras tanto, los gobiernos de los
países desarrollados continúan a culpar a "los mercados" como los máximos
responsables de los rescates de las economías de Grecia e Irlanda. Y continúan
culpando a "los mercados" por el posible rescate de las economías de Portugal y
España.

Por qué no se atreven a culpar directamente al precio del
barril de petróleo?

Acaso se deba a que son gobiernos pusilánimes, al
mejor estilo de aquellos anteriores a la SGM?

La pusilanimidad de los
actuales gobernantes de los países desarrollados dará paso a gobiernos
extremistas?


No me cabe duda alguna.

Si como decíamos en párrafos anteriores, el petróleo se utiliza en todo tipo de transporte, no es difícil imaginar que el aumento del su precio conlleve al aumento de todos los productos que se consumen, incluyendo los alimentos.

Ante ésta situación que han hecho los gobiernos pusilánimes de los países
democráticos?


En primer lugar, no prever que el aumento del
precio del barril de petróleo sería el descalabro de bancos y casas financieras
(estafadores aparte).

En segundo lugar, tratar de dar remedio al mal,
utilizando algo tan etéreo como "los mercados". Utilizando el "dinero público".


De donde sale el "dinero público"? Acaso los Estados tiene arcas
donde guardan papel moneda para éstas ocasiones?


El dinero público no es otra cosa que gravar a los ciudadanos del país, disminuyendo el nivel de vida de la población.

Lo que no han tenido en cuenta estos gobiernos pusilánimes es, que los mismos gobiernos monárquicos y autocráticos que se benefician de los altos precios del petróleo, con los cuales construyen islas artificiales y mega-hoteles de seis y siete estrellas, no producen absolutamente nada y sus poblaciones son totalmente dependientes de los productos, provenientes de los países industrializados (democráticos) que consumen sus hambrientas poblaciones.

Pero es que los precios de los alimentos no solamente aumentan en países determinados, sino en todos los países.

Es por eso que me parto de la risa cuando leo y escucho noticias
acerca de las "ansias de libertad y democracia de los pueblos que hoy en día
hacen su "primavera árabe".

Nadie se llame a engaño. Los precios de los comestibles, en esos países ha aumentado desaforadamente. Y los países subdesarrollados o en vías de desarrollo no tienen seguro de desempleo para sus trabajadores.

Todo lo que se recauda con los precios del barril, va a parar a los bolsillos de jeques, emires y gobernantes autocráticos. Los mismos que ahora invierten, su capital fácil, en las empresas de los países industrializados (democráticos).

De manera que, con el tiempo y un ganchito, su influencia económica será tal que, estos gobiernos pusilánimes darán paso a otro tipo de gobierno.

Lo grave de la situación consiste en que los extremistas no distinguen matices y van de lo sublime a lo ridículo a la misma velocidad

La Crisis y Fidel Castro

La Crisis y Fidel Castro

La crisis, que desde el año 2008 mantiene en jaque a los países desarrollados,
llegó al norte de África.

Lo peor es que, hasta que los países
desarrollados logren estabilizar sus economías, el resto del mundo sufrirá las
consecuencias de un macabro plan de des estabilización urdido por los
"especuladores" del petróleo.

Al iluso de Fidel Castro se le ocurre ahora
decir que los países más ricos y desarrollados, no están en condiciones de
enfrentar la crisis sin que se les derrumbe el sistema democrático.

Luego
de pasarse el todo el año 2010 vaticinando guerras atómicas, ahora dice que no
habla de guerras. Ahora dice hablar de la crisis de los alimentos. Le echa la
culpa a la economía y al cambio climático. Tal parece que al decrépito ancianito
a dejado de lado al imperialismo, pero no. Sencillamente no lo
menciona.

En su mentalidad catastrofista, prefiere mencionar calores,
incendios, pérdida de cosechas, cambio climático, pérdida de reservas de agua,
lluvias excesivas, inundaciones, olas de frío "insólitas y extemporáneas" y
sequías.

De ninguno de los fenómenos que menciona Fidel Castro,
existen verdaderas pruebas que avalen su relación con la mano del ser humano. No
existe una prueba fehaciente de que los fenómenos enunciados sean provocados por
el llamado "cambio climático".


Pasados 15 párrafos de corte y
pega (que es en verdad a lo único que dedica el tiempo), dice Fidel Castro que
el actual orden mundial lo impuso Estados Unidos al finalizar la II Guerra
Mundial.

Otra vez Fidel Castro intenta manipular la historia.

El
único país del mundo que se benefició de una guerra impuesta por Alemania e
Inglaterra, fueron los Estados Unidos. Y digo que fue el único beneficiado,
porque (muertos aparte) la única economía intacta fue la de ellos.

Que
impuso Estados Unidos? DEMOCRACIA y libertad de
mercado.

Eso era lo que precisaba Europa, hasta el momento gobernada por
regímenes feudales y semi-feudales, aunque sus economías estuviesen regidas por
la "libre empresa".
Pero es que en un sistema democrático y de mercado libre,
las ayudas no son gratuitas. De ahí, que las economías europeas padezcan, en un
porciento altísimo, que las acciones mayoritarias de sus empresas insignes,
pertenezcan a manos de empresarios de origen norteamericano.

A mediados
de enero, próximo pasado, se derrumbó la dictadura en Túnez (Fidel Castro le
llama gobierno). Era una dictadura de derechas. Una dictadura de derechas se
parece muchísimo a un régimen feudal. La diferencia estriba en que, un régimen
feudal no permite la libre empresa.

El asunto tunecino es un asunto
interno, pero Fidel Castro (como siempre hace) dice que aquello que existía en
Túnez constituía una imposición de los Estados Unidos. Otra de las mentiras de
Fidel Castro.

El derrumbe no es milagroso, Fidel Castro. El derrumbe es
consecuencia directa de los altos precios del barril de petróleo, que hacen
subir los precios de los alimentos. El derrumbe es provocado y desgraciadamente
fue imprevisto por los dirigentes de los gobiernos de los países
industrializados.
El derrumbe del gobierno de Túnez es un efecto dominó, pero
no nos hagas creer, Fidel Castro, que en Túnez existía un gobierno democrático,
ni que había democracia, ni algo que se le pareciera.

Fidel Castro
pretende hacernos creer que Estados Unidos convirtió a Egipto en su aliado.
Coño! Para Fidel Castro, Estados Unidos es Mandrake el Mago. Todo lo que toca
con su varita es bueno o es malo, según el perfil con que lo mire Fidel
Castro.

Fidel Castro: El portaviones Enterprise pasó recientemente por
Lisboa, con rumbo al Golfo, pa que te enteres. Fue noticias varios días
seguidos. Todavía no habían comenzado las revueltas de Túnez.

Los
millones de jóvenes egipcios desempleados y carentes de alimentos, es provocado
por los altísimos precios del barril de petróleo. Hace más de un lustro que
aumentan sin parar. Lo peor es que los precios no se corresponden, ni con los
precios de producción del barril, ni a las exigencias del mercado, ni al "cambio
climático" y mucho menos a las existencias de crudo
existentes.

El precio del barril de petróleo responde a los
derroches megalomaníacos de las aristocracias petroleras de la OPEP en los
países árabes.


Fidel Castro, los desacuerdos de los países de la
Unión Europea, con los Estados Unidos no son de fondo, sino de diferentes formas
de ver y apreciar los peligros y los principios. Casi siempre los Estados Unidos
llevan la razón.

 

Antes de bajarse del caballo, sería mejor bajarse de las nubes

Antes de bajarse del caballo, sería mejor bajarse de las nubes

Andan por la red de redes algunos elementos que en su afán de protagonismo
inventan cuentos, que a personas serias no pueden engatusar.

Por ejemplo:


Como países emergentes que son, la prioridad fundamental de China,
India, Brasil y Rusia lo constituye, sacar de la espantosa miseria en que viven
cientos de millones de sus ciudadanos.

El grupo del ALBA, no es otra
cosa que un conjunto de países dependientes del petróleo venezolano. Es posible
que funcione mientras los precios del crudo se mantengan por encima de 50
dólares. Es posible que funcione, siempre que Hugo Chávez se mantenga en el
poder.

El extremismo islamista, es más que una demencia religiosa. Es una
línea trazada por gobiernos que se dicen "amigos" y que por trasmano alimentan a
los grupos terroristas de Alqaeda. Algunos de estos gobiernos se encuentran
actualmente probando el veneno fabricado por los especuladores de la OPEP:
Desempleo, miseria y hambre.

Los Estados Unidos y los países europeos
(que son dependientes económicos del coloso norteamericano) cayeron en la
trampa. Fue falta de luz larga. Fue que al frente de la Casa Blanca se
encontraba un vaquero alcoholizado, verdaderamente estrecho de frente y de
mente. El caso es que no fueron lo suficientemente precavidos para intuir que
los precios del crudo podían aumentar indiscriminadamente de un año para otro,
sin que existiera un control sobre los especuladores. Pensaron, tal vez, que los
especuladores de la OPEP, no se atrevieran a aumentar los precios.

Cuando
el precio del petróleo alcanzó la cifra de 148 dólares el barril, cayeron las
casas financieras, los bancos y la buena vida. Pero, con todo lo que digan los
ecologistas, los del cambio climático etc, no deja de ser una crisis artificial
y provocada. En el ánimo de los especuladores de la OPEP no está la preservación
del crudo (como fuente de energía) para las generaciones futuras.

Las
medidas tomadas por los países industrializados, hasta el momento, son meramente
defensivas y a costa de el deterioro del nivel de vida de sus ciudadanos. Falta
saber hasta dónde, los ciudadanos, de los países industrializados, van a
permitirlo.

Por lo pronto, los pueblos menos agraciados en materia de
petróleo (como los del norte de África), se rebelan. Lo peor es que nadie sabe
hacia dónde les conducirán esas rebeliones.

La mal llamada Unión Europea,
jamás lo será mientras no exista un gobierno federal para los 27 miembros. La
verdad es que, hasta ahora, para lo único que ha servido ha sido para rescatar
del lodazal económico a Grecia e Irlanda. Si los precios del petróleo se
mantuviesen entre los 90 y los 110 dólares (el barril), la UE se verá en la
imperiosa necesidad de rescatar no solo a Portugal, sino también a España y, de
seguir sin gobierno, a Bélgica. Ese sería el final. La UE desaparecería antes o
inmediatamente después del rescate de España.

Aquellos que ven en el paso
de la peseta o del escudo, al euro, como un error, les digo que se equivocan.
Nada de lo que ocurre hoy en día tiene que ver con el cambio de moneda. El
asunto estriba en que el precio del crudo en 1998 (una año antes del cambio de
moneda) era de 7 dólares el barril. A partir de ese momento y en forma
escalonada el precio del barril aumentó año tras año y llegó en el 2008, hasta
los 140 dólares. De esta forma no hay economía que resista, aunque se encuentre
bien administrada. Que no es el caso.

Me atrevo a decir que, debido a un
gobierno como el de José María Aznar, España sufre hoy las consecuencias de una
burbuja inmobiliaria que, aunque no hubiera existido la crisis financiera
internacional, hubiera reventado de todas formas. Los milagros no existen y
España en menos de 10 años había llegado a ser la "séptima potencia" económica
del mundo. Pero solo de mentiritas!

De un año para otro, aquellos que
vivían felices, puesto que ya se consideraban "desarrollados" , de repente
regresaban a los años 70. El golpe es duro. Tan duro, que ya muchos comienzan a
emigrar, como lo hicieron aquellos que fueron, en su momento, llamados "los
criados de Europa".

Mi forma de pensar se la debo a mi abuelo. Una vez,
por allá por los años 60, cuando en España la miseria se encontraba a la vuelta
de la esquina, conversando con mi mamá (sobre las relaciones de Cuba con la
URSS), mi abuelo le dijo: "...aquí, lo que ha sucedido es que nos hemos peleado
con la señora (E.U.), para hacernos amigos de la criada...". Cuánta razón tenía!


Cambiar Europa por Hispanoamérica estaría muy bien, a no ser, porque es
el patio trasero del coloso norteamericano.

De cometer tamaña locura
(verdaderamente impensable) para los especuladores del petróleo sería una prueba
de la debilidad económica española y de los países desarrollados. Menos mal que
la UE no lo permitiría, pues como están las tribus ibéricas, cualquiera que
llegue a la Moncloa es capaz de semejante disparate.

En nuestros días,
aquellos que utilizan la palabra "Imperialismo", para definir a los países
industrializados, se convierten automáticamente en defensores del neofeudalismo
del Siglo XXI.

El término imperialismo hace referencia a la actitud,
doctrina o acción que conduce al dominio de un (varios) estado sobre otro u
otros mediante el empleo de la fuerza militar, económica o política. Nada más
lejos actualmente!
Lo que tenemos, por fuerza que hacer, no es bajarnos del
caballo, sino de las nubes.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres